Momento

PEDRO DE SILVA

27.05.2013 | 12:45

En las primaveras hay un punto en que las diversas vidas de la naturaleza se solapan. No hablo de las que cursan en la profundidad de sus leyes y flujos, sino de las de las formas, que se manifiestan en superficie y son detectables por los sentidos (no por las glándulas). En el punto de la primavera avanzada del que hablo la nieve se muestra en los altos con estructura de grano fino y volátil, y su atmósfera característica -gris plomizo en el cielo, que se vacía al aire en una neblina amarillenta- contrasta con los verdores de la vegetación y el cromatismo de las flores. Cuando la nube de nieve comienza a perder opacidad, y el sol se abre paso, puede suceder que en el aire batido por el temporal convivan el vuelo de los últimos granitos de nieve y el de las semillas de plantas y árboles, sin que el ojo acierte a distinguirlos. Esa doble compañía provoca en el espectador un vital entusiasmo.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANTONIO TOURIÑO

Números amigos en contra de O Salnés

Resulta que ahora una buena gestión pasa por cerrar la tercera...

 
 

FEDERICO MARTINÓN SÁNCHEZ

La dualidad y la plurinacionalidad española

Cuando uno lee y relee los escritos de notables autores...

 
 

POR RAFAEL L. TORRE

Los circos que llegaron en trenes

El francés Zoo Circus en 1927 y el alemán Carl Hagenbeck en 1934...

 
 

JULIO SANTOS PENA

´Patata caliente´ para María Ramallo

Pinga Pinga La carrera "Pinga-Pinga" se va a convertir en...

 
 

ISABEL VICENTE

El fin del mundo

Aquí seguimos. El planeta Nibiru no chocó ayer contra nosotros -tal como predijo...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Juventud alemana

Me han parecido extremadamente interesantes las reflexiones de un joven estadounidense que vive...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine