La patria como pasta

Juan José Millás

22.05.2013 | 09:20

Lo que más alarma del asunto Blesa, que es el asunto Caja Madrid, que es el asunto Bankia, que es el asunto que a usted y a mí, como contribuyentes, nos ha costado ya más de 20.000 millones de euros, lo que más alarma, decíamos, no es que Blesa fuese como era, como presuntamente es todavía, eso lo lleva escrito en la cara, en sus poses, en sus camisas de cuello tipo iguana, en el modo de meterse las manos en los bolsillos, lo lleva escrito en los rizos de la nuca, lo llevaba escrito ya en la boda de la hija de Aznar, como Correa, esa boda sigue siendo una fuente inagotable de información bursátil, signifique lo que signifique bursátil, de modo que lo que más alarma no es todo eso, no, no, no, qué va, lo que más alarma no son sus semejanzas con Villalonga o Vilallonga, ahora no caigo, el otro compañero de pupitre de Aznar, que se refugió en Miami tras levantar en la Telefónica recién privatizada una pasta inverosímil, lo que alarma de verdad, lo que a un servidor le produce escalofríos, es que hubiera gente del PSOE y de IU y de CC OO y de UGT riéndole las gracias y firmando a ciegas sus decisiones en el famoso consejo de Caja Madrid. Punto, ya era hora, empezaba uno a ahogarse.
Eso es lo que peor llevamos, si me permiten utilizar el plural solidario, esa complicidad, esa connivencia, ese trajín de compadreos del que no ha quedado nadie fuera. Se pregunta qué hacían allí los representantes de los sindicatos y de los demás partidos políticos, se lo pregunta uno todo el día y toda la noche, y se lo pregunta mientras espera el autobús, y mientras se cepilla los dientes, y no halla más que una respuesta: llevarse 300.000 euros del ala al año. Es terrible tropezar una y otra vez con la misma respuesta, por más que uno busque resquicios, agujeros, rendijas, en fin, por las que pueda aparecer otra. Que estaban allí, digamos, para controlar la obra social, o para vigilar el dinero de los depositantes o para rechazar propuestas locas como la de comprar un banco por el doble de su valor. Pues no, ninguna de esas respuestas encaja. Estaban ahí por la pasta, y solo por la pasta, como si la pasta fuera una patria, que lo es.
Dios mío.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CEFERINO DE BLAS*

Hay tiempo para rectificar un mal comienzo

(El pergamino Vindel debe exponerse en el lugar idóneo: el Marco)

 
 

El curso de agua de Menduíña no baja todo lo limpio que debería

Nos cuentan que las quejas ante la Policía Local por malos olores en...

 
 

JORGE DEZCALLAR*

Negar la evidencia

Las conclusiones del informe sobre el clima que el Congreso norteamericano encarga cada cuatro...

 
 

JOSE MARÍA DE LOMA

Los paraguas

He visto gente con paraguas. Quiero decir que he visto gente con paraguas estos días. Gente con...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Unión fiscal

Llevan tiempo diciendo los políticos del sur de Europa que se necesita una unión fiscal para...

 
 

PEDRO G. CUARTANGO

Reivindicación de la lectura

El prestigioso periodista Pedro G. Cuartango, exdirector del diario...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine