Violencia de clase

16.05.2013 | 07:37

Resulta que hay una Organización Internacional del Trabajo (la famosa OIT) que ha decidido enviar a Bangladesh una delegación para que estudie lo sucedido en el Rana Plaza, entre cuyas ruinas llevan contados más de mil cadáveres de mujeres que trabajaban de doce a catorce horas por un euro al día. Desde aquí les digo que se ahorren el viaje. Yo les explico lo que ocurrió sin pasarles dietas ni gastos de representación. Lo que ocurrió es que el edificio estaba en muy malas condiciones, porque los edificios en ruinas salen muy baratos y aligeran costes o costos, ahora no caigo. Sobre la azotea de esa ruina colocaron unos compresores que pesaban más que el edificio. Cuando los compresores se pusieron en marcha, las vigas maestras cedieron, las paredes se abrieron y el edificio se derrumbó sobre toda aquella carne de cañón: las mujeres que cosían para las grandes firmas europeas y norteamericanas que no vamos a nombrar para que no se enfaden, no sea que nos retiren la publicidad.
Dirán ustedes que buena gana de montar una fábrica en un edificio asesino. Y les digo yo que no pasa nada, que mil personas muertas, para una industria como la textil, que mueve miles de millones, son calderilla. Se las sustituye enseguida por otras mil, que hay millones de personas dispuestas a dejarse los ojos y las manos y lo que haya que dejarse por 30 euros al mes. Para averiguar eso no hace falta ninguna delegación de la OIT, que seguramente volará en primera y se alojará en hoteles de cinco estrellas y llevará a cabo un sinfín de burocracias antes de ponerse a redactar el informe. Es más, antes de que lo haya finalizado se habrá incendiado una fábrica en un país cercano y la delegación tendrá que salir pitando para realizar otra investigación absurda, con sus timbres y sus sellos y su parafernalia. Lo que les he dicho yo va a misa.
Para lo que sí vendría bien una Organización Internacional del Trabajo como Dios manda es para que estas cosas dejen de ocurrir. Y eso se arregla metiéndole mano a la violencia de clase, que es lo que más mata en la actualidad, unas veces por aplastamiento, como en Bangladesh, y otra por hambre, como en Somalia. En Madrid, a tantos de tantos de dos mil tantos. De nada.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. ARNEIROS TORCELA *

Pequeña historia de los cine clubs en Ourense

El 28 de diciembre de 1928 se creó en España, en la...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La evaluación

Una de las sorpresas que ha deparado este verano que parece no acabarse nunca -sus calores...

 
 

SANTIAGO LAGO PEÑAS*

Un debate desenfocado

Me temo que el debate sobre el turismo que se está desarrollando en España en las...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Trump triunfaría en Corea del Norte

El conflicto de Corea del Norte demuestra que el planeta no puede...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

El guion de los atentados

Es inevitable seguir hablando de los trágicos sucesos de Cataluña, de sus...

 
 

PEDRO DE SILVA

Abatidos

Abatir, en primera acepción (RAE) es derribar algo, echarlo por tierra. Solo en cuarta...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine