IN MEMORIAM

Vitalista y siempre joven

*Manuel Comesaña fue consejero delegado de Faro de Vigo

17.03.2013 | 04:29

Hoy, precisamente hoy, 17 de marzo de 2013, cumpliría Manuel 85 años. Nos resulta muy difícil no tener entre nosotros su eterna sonrisa, sus palabras sabias y buenas.
Manuel Comesaña Sieiro nace en Nigrán en 1928, se establece en Vigo pero a lo largo de su vida fue un ciudadano del mundo. Luchador nato, emprendedor y positivo, comienza a trabajar a los 15 años en la banca compaginando sus estudios en los Maristas y después en la Escuela de Comercio de Vigo, donde se licencia como Profesor Mercantil. Manuel trabaja en Barcelona y atraviesa el océano Atlántico para ampliar su horizonte profesional en Montevideo y allí funda una familia junto a Mª del Pilar Amado de Lema, con la que se casa por poderes en 1958. Regresa a Galicia con su primera hija Pilar y ahí inicia su singladura más significativa. Capitanea un mar de tinta al timón financiero de Faro de Vigo durante un cuarto de siglo.
Desde esa atalaya decana de la prensa diaria española, mientras aumenta su familia con sus otros tres hijos –Manuel (+), Pablo y Mercedes– apuesta por la renovación técnica y la modernidad de este periódico fundado por D. Ángel de Lema y Marina, bisabuelo de su esposa. Manuel, director administrativo y consejero delegado de Faro (1962-1986), implanta un modelo contable de creación propia basado en una fórmula matemática que descifra lo que el periódico gana o pierde cada día.
Pulcro, conciso, alegre, detallista, justo, bueno y generoso, Manuel no dejó nunca de trabajar. Editor vocacional, vivió intensamente las muchas iniciativas empresariales en las que se embarcó hasta el final de su vida. Un desgraciado atropello inesperadamente sesga de modo brutal su vida en su paisaje más cotidiano, la Alameda de Vigo. Fue el 4 de diciembre de 2012. Después de 3 meses de lucha, temor y esperanza, Manuel fallece cristianamente en Pontevedra en la madrugada del pasado 5 de marzo.
Vitalista, optimista, de espíritu siempre joven, Manuel disfrutaba haciendo disfrutar a los demás. Su mujer, su familia, el mar, el deporte, los viajes y el universo de la comunicación fueron sus más íntimas pasiones. Quien lo haya conocido sabe que sin él todo hubiera sido distinto. Y Manuel, sin ti, ya nada va a ser lo mismo. Descansa en Paz.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PEDRO DE SILVA

El dolor no nos debe hacer ingenuos

Quien suponga que las respuestas y reacciones ante los criminales...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Barcelona, ciudad abierta

Todo lo que la capital catalana tiene y debe conservar

 
 

EDUARDO JORDÁ

Lo que haremos las buenas personas

Comportamientos previsibles que siguen a todo golpe del terrorismo

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Libros sobrevalorados

Un escritor joven, muy prolífico en las redes sociales, ha sacado la lista de diez obras...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine