Responderán de ello

Pedro de Silva

12.03.2013 | 07:41

Había costado trabajo reducir la sangría humana de nuestras carreteras, en las que llegaron a morir 5.000 personas al año hace dos décadas y 4.000 hace una, siendo la primera causa de muerte entre los jóvenes. El pasado año la cifra se redujo a algo más de 1.500. Aquella borrachera de sangre empezaba a ser recordada como una pesadilla, pero las altas cilindradas imponen su ley, y el Gobierno proyecta aumentar a 130 la velocidad límite en las autopistas. En la práctica es como situar en 155 la velocidad a la que irá esa parte de conductores que asumen el riesgo de sanción económica. Y esto se hace justamente cuando está por los cielos el precio del petróleo que pagamos al exterior y cuando la conservación de la red viaria es más precaria. Si este irresponsable experimento acabara provocando un repunte de la mortalidad alguien debería ser responsable de homicidio por imprudencia.

Enlaces recomendados: Premios Cine