Presiones malsanas

Joaquín Rábago

08.03.2013 | 07:36

Leo en la prensa que el embajador de Estados Unidos en España se ha hecho portavoz ante la Generalitat del malestar de algunas multinacionales como Coca-Cola y Pepsi por el impuesto especial con que proyecta gravar el Gobierno autonómico las bebidas azucaradas.

El impuesto, justificado por el reconocimiento de que ese tipo de bebidas es responsable en buena medida de la pandemia de obesidad infantil, no ha gustado a la industria, y el embajador ha advertido al Gobierno catalán de que una medida de ese tipo amenaza en general a las inversiones en esa región.

Coincide la noticia con la publicación en el semanario alemán Der Spiegel de un amplio reportaje dedicado a los trucos que utilizan las empresas del sector alimentario para imponer al mundo el consumo de productos que superan en muchos casos las dosis de grasa, azúcar o sal consideradas recomendables para una dieta sana.

Los expertos ven en ese abuso una de las causas principales del alarmante incremento de la obesidad --y las enfermedades resultantes-- en todos los países, especialmente en los en vías de desarrollo, conforme sus poblaciones, bombardeadas por la hábil publicidad de la industria, adoptan los hábitos alimentarios del mundo rico.

Un periodista de investigación y premio Pulitzer, el estadounidense Michael Moss, ha dedicado un libro --titulado "Salt, Sugar, Fat-how the food giants hooked us" (Sal, Azúcar, Grasa-cómo nos atraparon los gigantes de la alimentación)-- a desenmascarar a la industria.

En su libro reconstruye una reunión celebrada en 1999 por los directivos de las principales multinacionales del sector -incluidas las dos citadas de bebidas gaseosas, además de Nestlé, Kraft, Nabisco y otras-- para tomar a tiempo medidas que impidiesen el que se las responsabilizase de la pandemia de obesidad infantil, reunión que acabó empero sin acuerdos.

Como ya sucedió con las multinacionales del tabaco, que presionaron fuertemente en su día para descafeinar todo lo posible el tratado internacional para el control de ese producto cancerígeno, la industria del azúcar llegó a exigir en su día al Gobierno de Wahington que suspendiese su contribución de la Organización Mundial de la Salud si ésta no eliminaba sus directrices sobre una alimentación sana, que recomendaban, entre otras cosas, una reducción de la ingesta de azúcar.

La industria viene insistiendo, como es su costumbre, en que no son precisas medidas gubernamentales, sino que basta lo que ahora se ha dado en llamar "responsabilidad corporativa", pero en el último número de la revista médica The Lancet un equipo de epidemiólogos llega a la conclusión de que ese tipo de iniciativas empresariales no tiene ningún efecto. Es como invitar a un atracador a instalar las cerraduras, explica gráficamente el director del estudio.

Cuando yo vivía en Londres, recuerdo que algunos supermercados seguían las recomendaciones de la autoridad alimentaria británica de introducir un sistema de colores, como las luces del tráfico, para indicar en el envase si el contenido de sal, grasa o azúcar de un determinado producto era peligroso (rojo), de cierto riesgo (amarillo) o perfectamente saludable (verde).

Era más fácil de reconocer para cualquiera, sobre todo quien va con prisa a un supermercado, que la indicación de los porcentajes de cada una de esas substancias que aparece habitualmente en los envases.

En otros países europeos, como Alemania, se intentó posteriormente introducir ese sistema de etiquetado, pero no fue posible por culpa de la fuerte presión de la industria.

Como hemos visto que ocurre con el tabaco, los menores son el sector más vulnerable a las hábiles estratagemas de las multinacionales. Y ya se sabe -y sobre todo lo sabe la industria-- que los hábitos alimentarios que uno adquiere en la infancia o en los años jóvenes suelen luego durar toda la vida.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. ARNEIROS TORCELA *

Pequeña historia de los cine clubs en Ourense

El 28 de diciembre de 1928 se creó en España, en la...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La evaluación

Una de las sorpresas que ha deparado este verano que parece no acabarse nunca -sus calores...

 
 

SANTIAGO LAGO PEÑAS*

Un debate desenfocado

Me temo que el debate sobre el turismo que se está desarrollando en España en las...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Trump triunfaría en Corea del Norte

El conflicto de Corea del Norte demuestra que el planeta no puede...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

El guion de los atentados

Es inevitable seguir hablando de los trágicos sucesos de Cataluña, de sus...

 
 

PEDRO DE SILVA

Abatidos

Abatir, en primera acepción (RAE) es derribar algo, echarlo por tierra. Solo en cuarta...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine