De aquellos polvos, estos lodos

María Bastida Domínguez - Profesora de Organización de Empresas de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela

25.04.2009 | 02:00

Esta semana nos hemos encontrado con que el equipo directivo formado por el recién estrenado presidente es sospechoso de ilegalidad: incumple, en opinión de algunos, la Ley de Igualdad en el Trabajo.

Revisando la Ley, dos cosas parecen claras: todas las referencias al principio de presencia equilibrada remiten a la necesidad de respetarlo en idénticos niveles funcionales o jerárquicos; y el status del sr. Núñez es diferente, a todas luces, del de sus conselleiros. Pero este contra argumento legal oculta la raíz del problema: la imposición sobre la concienciación. Si de verdad estuviésemos concienciados con la igualdad de oportunidades, sabríamos que la toma de decisión se ha hecho atendiendo a criterios de mérito y capacidad, y no daríamos tanta importancia al hecho de si esos criterios concurren en un, o una, elegida. Es, precisamente, la imposición de un porcentaje determinado lo que nos hace reparar en ese análisis particular.

Por otra parte, quienes tanto defienden a la mujer, deberían pensar en el coste indirecto que para ésta puede tener su propuesta de rectificación: ¿en qué situación quedaría la recién llegada? ¿Cuál sería la legitimidad y autoridad de esta persona? ¿Cuánto tardaríamos en llamarla "la conselleira cuota"? Y más aún: ¿podríamos estar conformes los votantes sabiendo que no tenemos al mejor al frente?

En cualquier caso, un soplo de optimismo para terminar: muy bien deben haberse hecho las cosas cuando esta es la única queja que hay del nuevo equipo de gestión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine