EN DIRECTO:
crónica política

La verdad

Javier Sánchez de Dios

 

A la vista -o mejor dicho, al oído- de lo que dijo en su despedida, da la impresión de que el señor Pérez Touriño aún no remató el análisis de por qué deja la Xunta o, si lo hizo, de que no encuentra explicación lógica. Porque ayer insistió, con cifras en la mano, en que la economía gallega está mejor que cuando entró, del mismo modo que hace una semana repetía algo parecido sobre el empleo e incluso sobre el margen de acción presupuestaria que hereda su sucesor.

Lo malo, para él, y también para el país, es que aunque su análisis fuese exacto -y siempre hay margen para lo opinable-, la sensación en la calle era otra: que las cosas iban peor, el nivel de vida había bajado y la confianza en el futuro escaseaba. Y como cuando eso sucede a la vez es más que probable que quien gobierna pierda -sobre todo si no reconoce los síntomas-, pasó lo que pasó, que dijera en su día aunque -para otra circunstancia- el ilustre jurisconsulto y diputado don Manuel Iglesias Corral.

En todo caso, el catálogo concreto de las culpas que provocaron la despedida lo han redactado curiosa e impúdicamente -porque hasta poco antes del 1-M obedecer sin rechistar había sido la norma- varios de los colaboradores más cercanos al señor presidente en funciones y algunos referentes de su partido, incluyendo cargos orgánicos y alguna que otra ministra. Y puede que uno de los errores claves de su señoría fuese precisamente ése: creer que la Presidencia, por sí misma, bastaría para situarle au desus de la melée.

Algunos observadores, por extensión, llaman a ese fenómeno “síndrome de la Moncloa”, que en resumen consiste en aislarse de la realidad hasta convertirla, cuando es desfavorable, en un mero argumento de la oposición y por tanto indigna no ya de tenerse en cuenta sino, a veces, ni de merecer réplica. En el caso del señor Pérez Touriño el síndrome se declaró desde el principio mismo de su mandato, acaso agravado por una aguda desconfianza en todo lo que no fuese adhesión inquebrantable.

Es todo más complicado, por supuesto, y su resumen deja fuera elementos clave como el papel de algunos media y el pertinaz desconocimiento que sobre el “factor prensa” tiene el poder político. Pero sea cual fuere lo que pudiera añadirse en la despedida de don Emilio, convendría que su sucesor el señor Núñez Feijóo lo tuviese en cuenta para no repetir errores; eso sería bueno para él y especialmente, para el conjunto de los ciudadanos.

¿Verdad...?

Caja Negra        O Bichero         Floreano
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
CONÓZCANOS: CONTACTO | FARO DE VIGO | LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES | CLUB FARO DE VIGO | ACERCA DE ED. GALEGO PUBLICIDAD: TARIFAS | CONTRATAR
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de farodevigo.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya