Son distintos y así los tratan

Javier Cuervo

30.12.2008 | 00:00

A una persona normal le caen unos millones en la lotería, le preguntan qué va a hacer con ellos y responde "tapar agujeros". A Madoff le das la misma cantidad, como hacen los inversores, y crea agujeros. El periodista pregunta al agraciado con el Gordo en qué va a emplear su dinero y responde a bote pronto: "Pagar la hipoteca y hacer un viaje". Un periodista de Associated Press preguntó a JP Morgan Chase, que recibió 25.000 millones de dólares del Gobierno de Bush, qué iba a hacer con ellos y su portavoz, Thomas Kelly, respondió: "Parte del dinero lo prestamos. Parte del dinero no lo prestamos. No hemos revelado eso al público. Nos negamos a hacerlo". Hay indignación en Estados Unidos con los bancos y el secretismo con el que están respondiendo al regalo de dinero público. En España seguimos preguntándonos por qué el multimillonario regalo de Zapatero no llega en créditos a empresarios y clientes.
Un ciudadano atraca un banco, se lleva 6.000 euros y es un ladrón. Un inversor de alto riesgo evapora miles de millones y hace lo que debe, engañar, y la culpa es del regulador, lo que sería como decir que los ladrones actúan correctamente y la culpa de los atracos la tiene la Policía. En el caso del atracador hay una falta de honradez sin explicación ni paliativo, dan igual su necesidad o su falta de educación. En el del financiero, como no tiene necesidad y dispone de diplomas que acreditan una elevada educación, es la codicia, un apetito vehemente que forma parte de la condición humana, como la lujuria pero jodiendo a más gente. Como son distintos, no los tratamos como a iguales. Cuando miles de familias se arruinan, el Estado no les da dinero a raudales sin preguntarles en qué lo van a gastar, si en afrontar sus deudas o en comprar cocaína, y cuando se detiene a un atracador no le castigan colocándole una pulsera electrónica que le obliga a estar en casa a partir de las siete de la tarde. Son distintos.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas hace un ´Puigdemont´

En Cangas es pionera en muchas cosas. Fue el primer Concello de España en la historia del...

 
 

ANXEL VENCE

La política del chiste de Eugenio

Eugenio, en su día famoso contador de chistes, exageraba su acento...

 
 

Entre ateneo y festín

Y comimos en LaMari. Fastuosamente, sentenció el ilustre Jose María Peláez dándole un...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Desarrollar el potencial humano

El potencial humano se refiere a lo que pueden lograr las personas,...

 
 

VANESSA RODRÍGUEZ

Hechos y palabras

Viajar mucho suele abrir la mente pero parece que hay gente que, aunque sea lo único que...

 
 

ISABEL VICENTE

La cruz de la Sardá

Un gesto contra el independentismo

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine