Vida y destino

Álvaro Otero

 

Galicia tiene un aire italiano. La mitología pondaliana, de dudoso sustento histórico, hizo prosperar el mito céltico de cabellos rubios, miradas azules y tablas redondas, pero lo cierto es que los romanos pasaron sus buenos siglos por estos pagos y dejaron su impronta más allá de los puentes, las columnas miliares o el Aquis Querquenis de Bande. En la pasión gallega por la pitanza familiar, por el matriarcado y la política de sobremesa, hay algo profundamente latino. Late una suerte de reflejo mediterráneo de nosotros mismos en las películas de Fellini, en las escenas sicilianas de El Padrino o, ahora, en Gomorra, el libro que a Roberto Saviano le ha costado serias amenazas de muerte por parte de los clanes mafiosos de la Camorra napolitana. Saviano ha escrito un fascinante reportaje, de altísimo nivel literario y en la mejor tradición del No fiction novel que inaugurara Truman Capote con Sangre fría, a través del cual nos sumerge en esa tragedia cívica que supone la claudicación del Estado ante la corrupción y la violencia sistemáticas de las mafias, tan instalada en la piel de esa sociedad que ya parece formar parte intrínseca de ella. Habrá quien, leyendo estas líneas, se escandalice ante la simple insinuación de ciertos paralelismos entre el Nápoles de Saviano y Galicia, pero conviene recordar que apenas ayer, en los tiempos gloriosos del contrabando de tabaco, los niños que crecimos en los pueblos costeros de Galicia estábamos acostumbrados a ver las planeadoras descargando cajas de Winston a la luz del día, a los contrabandistas paseándose con sus deportivos y motos de gran cilindrada, a más de un guardia civil haciendo la vista gorda mientras en los muelles corrían de un lado para otro las furgonetas cargadas de cajas. Si el punto de vista narrativo resulta clave en la construcción de cualquier obra literaria, Saviano, eligiendo el de una suerte de jovencísimo narrador que recorre en su motocicleta los barrios napolitanos, los escenarios donde todavían yacen los muertos de las vendettas, eligiendo esa perspectiva, digo, nos hace revivir también, a quienes crecimos en la Galicia contrabandista de los setenta y ochenta, aquella época un tanto siciliana en la que los políticos compartían las merendiñas con los capos, en la que el dinero del tabaco se colaba como una serpiente, como una lombriz, vale decir, como una miñoca, en los intestinos de poder, una época en la que las mareas rojas de las rías no eran de toxina, sino de miles de cajetillas abandonadas en la enésima razzia entre los polígonos de bateas.

  HEMEROTECA
Caja Negra        O Bichero         Floreano
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
CONÓZCANOS: CONTACTO | FARO DE VIGO | LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES | CLUB FARO DE VIGO | ACERCA DE ED. GALEGO PUBLICIDAD: TARIFAS | CONTRATAR
farodevigo.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de farodevigo.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya