Garzón en el final del camino

Carlos Carnicero

 

Baltasar Garzón ha descubierto los horrores del franquismo con muchos años de retraso; ocurre a menudo con quienes no ejercieron la rebeldía en época apropiada. La demora en tomar conciencia de lo que significó la dictadura promueve en ocasiones cierta fascinación por la barbarie. En el caso de Garzón está traducida por su especial mitomanía para erigirse en salvador de todas las causas que pasan cerca de la Audiencia Nacional.
Su inventario para la gloria no tiene límite. Los destrozos de esta última iniciativa son memorables. Forman parte de una trayectoria en la que es difícil encontrar mesura y normalidad. Esa formidable normalidad de la generalidad de los jueces que hacen discreta, honesta y sencillamente su trabajo renunciando a la aureola legendaria de salvadores.
No hay atenuantes para la última iniciativa de Garzón. Nada de lo que escribe en su último auto le era desconocido cuando inició este proceso a ninguna parte. Sabía entonces de sobra que el dictador Franco y todos los golpistas que le acompañaron están muertos. La parodia disfrazada de trámite procesal de exigir el certificado de defunción del dictador resulta, sencillamente, patética. Pero hay mala fe en sus actuaciones porque la carrera emprendida contra el ministerio fiscal para promover acciones judiciales irreparables se hizo en todo momento desde la conciencia de que el proceso no era acorde a derecho y que no tenía salida.
No le ha importado dejar en el camino a quienes confiaron en él. A las víctimas que en su anhelo están dispuestas a apoyar cualquier procedimiento para colmar sus derechos. A los intelectuales orgánicos que apostaron por este procedimiento por agradecimientos debidos o por adhesiones al pensamiento elemental instalado en España que determina siempre que la espuma es más importante que el fondo. Pretendían que la calidad exigida a un antifranquismo retroactivo y militante que está de moda exigía apoyar a Garzón en su trasgresión al Estado de Derecho.
Baltasar Garzón se despacha dando indicaciones para que otros jueces sigan su ejemplo. De repente ha descubierto también que el franquismo manipuló a los niños. El problema de Baltasar Garzón, que tiene edad como para haber tenido noticia de la dictadura en su juventud, es que siempre piensa que es el primero en descubrir las causas pendientes de la humanidad. A partir de ahora, con el ridículo que ha hecho, sus palmeros, que no son siempre los mismos en función del proceso emprendido, serán más prudentes en acompañar al juez salvador en sus próximas aventuras, que las habrá, porque la telenovela de Garzón todavía no ha terminado.

Caja Negra        O Bichero         Floreano
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
CONÓZCANOS: CONTACTO | FARO DE VIGO | LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES | CLUB FARO DE VIGO | ACERCA DE ED. GALEGO PUBLICIDAD: TARIFAS | CONTRATAR
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de farodevigo.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya