El patio de Cachamuiña

24.06.2008 | 02:00

Javier Mosquera

La verdad es que viendo unas cifras y otras, no hay color...
Ni Universiada 2015 ni nà. Por lo que de verdad podría pelear Santi D.O. y la parte del bigobierno administrada por el Bloque es por conseguir que Vigo sea la sede del próximo Congreso del PP de 2011.
Y es que no hay color.
Frente a nosecuantos jóvenes compitiendo en distintas disciplinas deportivas, las cifras de la jamborée de Valencia del pasado fin de semana son aplastantes: más de tres mil compromisarios, muchos de ellos o ellas con acompañante. Mil periodistas acreditados y un seguimiento mediático apabullante, con emisiones especiales, conexiones en directo, apertura de informativos desde el palacio de congresos y mesas de debate a go-gó con t´o cristo opinando sobre intervenciones, gestos y hasta intenciones, con una constante promoción de la ciudad.

Porque no habría problemas de sede ni de infraestructuras...
Y por si fuera poco, no serían necesarias grandes infraestructuras. Bastaría con el Auditorio que, palabra de Caballero, será inaugurado el uno de enero de 2011 con un conciertazo.
Ni que una comisión realice grandes viajes promocionales, con lo que cuestan. Así ninguno de sus miembros verá alterado su programa de vacaciones. Adiós también a los agasajos a comités y al peaje millonario a la FISU...
El transporte tampoco será problema. Además de lo de Peinador, con nueva terminal, los congresistas podrán venir en el AVE, que para esas fechas deberá andar ya por Redondela o en coche por la red de autovías prevista en el Plan Íntegra...
Un pero: Si al final lo logran, ni Santi ni Caballero podrían presidir el acto inaugural y/o el de clausura. Pero todo sería negociarlo...

Enlaces recomendados: Premios Cine