El arte de bajar la escalera

03.06.2008 | 00:00

Javier Cuervo

En la calle, las escaleras son barreras arquitectónicas y en los lugares cerrados para actos públicos también son barreras sociales y psicológicas. En los interiores, el orden se establece al hacerlos: entradas y salidas, pares e impares, arriba y abajo, estancias públicas y privadas. A veces no hacen falta distintos niveles para ver mejor pero sí para que el que está en lo alto se vea mejor y sea mejor visto.
La escalera es difícil de subir pero también de bajar y por eso Fidel Castro pasó a Youtube dando traspiés ante su partido en Cuba y por eso Juan Carlos I anda por los telediarios cayéndose delante de los empresarios en Barcelona. Solidariamente, el Telediario mostró tropezando en el mismo acto a Jordi Pujol y a Pascual Maragall, ex-presidentes de la Generalitat de Catalunya. No explicó el orden de tropezón para saber si el Rey estaba avisado por sus predecesores o si éstos no quisieron caer menos que su Majestad. Del rey abajo, todos. La preparación que reciben los destinados a ascender cubre la subida pero no la bajada. Hasta que no se impongan las rampas para salvar las alturas de tarimas, púlpitos y estrados, los catedráticos, los oradores y los dignatarios tendrán que contar con la caída por las escaleras como un accidente laboral. Por ventura, ahí la seguridad en el trabajo funciona y suele haber alguien para socorrerlos.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas hace un ´Puigdemont´

En Cangas es pionera en muchas cosas. Fue el primer Concello de España en la historia del...

 
 

ANXEL VENCE

La política del chiste de Eugenio

Eugenio, en su día famoso contador de chistes, exageraba su acento...

 
 

Entre ateneo y festín

Y comimos en LaMari. Fastuosamente, sentenció el ilustre Jose María Peláez dándole un...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Desarrollar el potencial humano

El potencial humano se refiere a lo que pueden lograr las personas,...

 
 

VANESSA RODRÍGUEZ

Hechos y palabras

Viajar mucho suele abrir la mente pero parece que hay gente que, aunque sea lo único que...

 
 

ISABEL VICENTE

La cruz de la Sardá

Un gesto contra el independentismo

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine