La última función de dos dioses

Los Juegos han girado alrededor de los logros de Phelps y Bolt, aunque también han regalado otras grandes actuaciones individuales

22.08.2016 | 12:43

Los Juegos Olímpicos de Río han estado marcados por la última de las entregas olímpicas de dos colosos del deporte como Michael Phelps y Usain Bolt. Protagonista uno de la primera semana; el otro de la segunda. Dos gigantes que dejan tras ellos un enorme vacío que el deporte mundial sufrirá para llenar y posiblemente no lo haga nunca. En el entorno de los 30 años ambos, Río ha sido su última gran aparición.



  • Michael Phelps. El Tiburón de Baltimore se convirtió en Río en el deportista olímpico con más medallas en su palmarés después de ganar seis medallas en Río en las pruebas de natación. Llevó la cuenta hasta las 28 preseas de las que 23 han sido de oro. Michael Phelps venció en los 200 mariposa y los 200 estilos, y contribuyó de manera decisiva a que Estados Unidos ganara las tres pruebas de relevos. Solo se le resistieron los 100 mariposa, donde logró la plata junto a sus grandes rivales Chad Le Clos y Laszlo Cseh. El joven Schooling le apartó de lo más alto del podio.




  • Usain Bolt. El jamaicano se adueñó de la pista por terceros juegos consecutivos tras conseguir el oro en los 100 metros lisos, a lo que añadió el oro en los 200 lisos y en el relevo 4x100 con Jamaica. Usain Bolt sigue en el Olimpo del atletismo aunque no corrió tan rápido como en Londres o en Pekín. Pero es inmortal como él mismo se encargó de repetir. Junto a Nurmi y Lewis es el único que tiene nueve medallas de oro en el atletismo olímpico. Intocable para todos sus rivales.




  • Katie Ledecky. La norteamericana ha sido la reina de la natación con cuatro medallas de oro y una de plata. A sus 19 años, Ledecky dominó los 200, 400 y 800 libres, superando a sus rivales de manera insultante con varios segundos de diferencia. La norteamericana estableció además dos récords del mundo en los 400 y los 800 libres demostrando que ahora mismo está a otro nivel. Y solo tiene 19 años.




  • Katinka Hosszu. La gran rival de Ledecky por el trono en la categoría femenina. Tres oros (100 espalda, 200 estilos y 400 estilos) y una plata (200 espalda) son su cosecha. Renunció a la mariposa para no fallar en las pruebas en las que era la gran favorita.




  • Elaine Thompson. La velocista es la indiscutible dueña de la velocidad. Ganó los 100 y 200 con evidente superioridad y añadió la plata en el relevo corto con Jamaica. Elegante como pocas, condenada a ser una de las reinas de la pista durante mucho tiempo. La pequeña Shelly Ann Fraser, su precursora en esta categoría, se encargó de escoltarla. En esta ocasión los focos se fueron en busca de Elaine.




  • Van Niekerk. Ganó un solo oro, pero suya es la marca más grande de todos los Juegos. El sudafricano, entrenado por una venerable mujer de 74 años, batió el récord de Michael Johnson en los 400 metros que databa desde 1999. Corrió en 43.03, una marca deslumbrante.




  • Simone Biles. Nadie simboliza el poder de la gimnasia americana como esta chica de 19 años, pura potencia que conquistó cuatro medallas de oro y una de bronce. Un pequeño error le privó del quinto oro al que aspiraba. Pero aún así fue una de las indiscutibles dueñas de estos Juegos Olímpicos.




  • Mo Farah. El atleta británico de origen somalí consiguió repetir el doblete de Londres hace cuatro años ganando los 5.000 y los 10.000 y sometiendo una vez más a todo el ejército de fondistas africanos que no saben qué hacer para ganarle.




  • Kohei Uchimura. El japonés volvió a ser por segundos Juegos consecutivos el gimnasta más completo. Uchimura, campeón mundial por sistema, ganó el oro en el concurso completo y consiguió para Japón, por primera vez, el oro por equipos.




  • Jason Kenny. El velocista británico fue el gran triunfador en las pruebas de ciclismo en pista al conquistar tres medallas de oro. Kenny ganó la prueba individual y por equipos de velocidad y la prueba de keirin. Con estos tres título olímpicos ya tiene seis en su palmarés después de tres Juegos Olímpicos. Simboliza como nadie la superioridad insultante de los ingleses en el velódromo.




  • Romashina e Ischenko. Las dos rusas volvieron a ganar la medalla de oro del dúo de natación sincronizada después de conseguirlo en Londres, y repitieron el título olímpico por equipos con Rusia por terceros juegos consecutivos. Otras coleccionistas de medallas.




  • Teddy Riner El abanderado francés agigantó en Río de Janeiro su palmarés al renovar el título olímpico en la máxima categoría del judo. Riner hizo más grande su leyenda, que incluye todos los campeonatos del mundo que se han disputado desde 2007.




  • Andy Murray. El tenista británico hizo historia al ser el primero en revalidar un título olímpico en el cuadro masculino. Murray ganó en la final al argentino Juan Martín del Potro, otro de los habituales en el podio olímpico. Gran torneo el tenístico con partidos al límite de la extenuación.




  • Alistair Brownlee. El mayor de los hermanos Brownlee revalidó su titulo olímpico de triatlón después de ganar su primer oro hace cuatro años en Londres. Esta vez, su hermano Jonathan mejoró su resultado de 2012 y consiguió la medalla de plata para felicidad de los Brownlee en su casa de Leeds. En categoría femenina la americana Jorgensen confirmó su superiodad para colgarse el primer oro.




  • Isaquías Queiroz. El discípulo de Suso Morlán se marcha de Río con tres medallas (el único canoísta que se ha colgado tal número de medallas). No pudo hacer sonar el himno de su país porque fue segundo en el C-1 1.000, en el C-2 1.000 y tercero en el C-1 200. En Tokio buscará el oro que se le negó en esta ocasión aunque no le reste grandeza a su actuación individual.




  • Sebastian Brandel. Porque si Queiroz se quedó sin oros fue porque se los llevó a Alemania el hombre que se ha ganado el título de heredero de David Cal. Brandel ganó el C-1 1.000 y el C-2 1.000 con una progresión que demuestra su capacidad para competir.




  • Danuta Kozak. La húngara fue la kayakista más sobresaliente. Tres oros en otras tantas pruebas. K-1 500, K-2 500 y K-4 500 demostrando el potencial de los húngaros en esta parcela. La reina de la Laguna Rodrigo de Freitas.




  • Justin Rose. En el regreso del golf al programa olímpico después de su larga ausencia, el británico se impuso en un gran mano a mano al sueco Stenson. Un nombre célebre para un acontecimiento histórico.




  • Van Aemaert. El clasicómano belga se impuso en la dura y peligrosa prueba en ruta. El tropiezo de Nibali le abrió la puerta de conseguir una gran victoria.




  • Fabian Cancellara. El suizo se marcha del ciclismo profesional y lo quería hacer con la medalla de oro olímpica colgada del cuello. Llegó en el punto perfecto de forma y arrasó a todos sus rivales en una crono épica.




  • Kaori Icho. Ganó el oro en su peso en lucha y de esta manera la japonesa se convierte en la primera deportista que consigue cuatro oros consecutivos en una competición de carácter individual. El suyo es otro ejemplo de lo que son los Juegos.
  • Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook
    Enlaces recomendados: Premios Cine