El soplido de ayuda que salió de Vigo

Decenas de personas se reunieron en el Náutico para apoyar desde la distancia a Támara Echegoyen, formada por el club

19.08.2016 | 09:40
Así se vivió la regata de Echegoyen en el Náutico de Vigo. // Óscar Bernández

A veces, el éxito se viste del fracaso más profundo y oscuro, de una profunda decepción. Aunque en el caso de la gallega Támara Echegoyen no debe ser así. De esa manera, sus más allegados, reunidos ayer durante la celebración de la regata final en el Náutico de Vigo, se lo quisieron recordar desde la distancia.

Echegoyen, ourensana de nacimiento, aunque viguesa deportivamente hablando, junto con su compañera de barco Berta Betanzos, no logró ayer alzarse con una nueva medalla olímpica en la prueba de vela debutante en Río 2016 49er FX, a pesar de partir en primera posición al inicio de la última manga.

Decenas de personas se congregaron en la tarde-noche de ayer en el salón del Real Club Náutico de Vigo, lugar de crecimiento deportivo de Támara Echegoyen por donde se pasa cada verano, con banderas españolas y acompañados de la tensión propia de ver a una compañera en una final de los Juegos Olímpicos. La principal ausencia en dicha reunión la protagonizó su madre, que siguió la carrera desde casa.

Las opciones de medalla se desvanecieron con una salida problemática para la embarcación gallego-cántabra. Aún así, los asistentes no dudaron en brindar una ovación a su fiel amiga al término de la prueba. Una nueva medalla se había escapado.

"El problema ha sido la salida, que en las 'Medal Race' son más flojas que en el resto de carreras. Aquí, una mala arrancada te penaliza mucho. Hay que acertar y tener un poquito de suerte y no siempre se da. Es muy complicado", declara Tone Pérez, regatista profesional que coincidió con la medallista gallega en su último año compitiendo en la categoría Vaurien.

Luis Sampedro, de 16 años, que la conoce desde niño, le manda ánimos desde la distancia. No tiene dudas. "Estamos orgullosos de ella. No siempre se puede ser la mejor. Le voy a dar un abrazo muy grande cuando llegue. Me parece impresionante que en cuatro años se adapte a un nuevo barco y vuelva a hacer historia como hizo", asegura el joven. "Jugarse cuatro años en una salida... me parece demasiado", asegura resentido.

A Hilda Martín, que conoció a Echegoyen a los 6 años durante una concentración, le gustaría "darle la enhorabuena porque ha conseguido mucho" además de que "siga adelante porque la vela no se acaba, siempre sigue. Tiene que ser un icono, un ídolo para los pequeños". Lo mismo opina Manuel Villaverde, presidente de la Federación Gallega de Vela, que también se acercó a la sede del club. "Tiene que estar muy fastidiada porque lo tenía casi en la mano. Pero su participación ha sido muy buena. Támara, para nosotros, lo es todo", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine