Jamaica y la velocidad

19.08.2016 | 03:19
Clement, tras ganar los 400 metros vallas. // Efe

Río sigue deparándonos duelos de gran nivel, con récords del mundo, grandes carreras y concursos que se están decidiendo en las últimas rondas. También hemos tenido polémicsa, algo inherente a todos los grandes campeonatos, la última fue la descalificación de Kemboi.

Elaine Thompson se convirtió, por si había alguna duda, en la reina indiscutible de la velocidad. La jamaicana sumó el título de 200 al que ya tenía de 100. Su marca (21.78) superó por 10 centésimas a Schippers (21.88). Bowie se tuvo que conformar con el bronce (22.15). Los tiempos son superiores al tiempo que registraron en Pekín 2015 (21.63 Shippers / 21.66 Thompson) pero sus medallas, demuestran que el trío que copó el podio han sido las mejores velocistas mundiales estas dos últimas temporadas. Thompson se convirtió en la séptima mujer en la historia, primera en 28 años, que consigue el doblete (100/200). Schippers no hizo un buen primer 100 y eso le pudo costar la carrera. La neerlandesa no pudo emular a su compatriota, y mejor atleta del siglo XX por la IAAF, Fanny Blankers-Koen que fue oro en Londres 1948.

Elaine Thompson es un hermoso ejemplo de velocista con una buena técnica que no se descompone en los metros finales y con una elegancia que nos hace recordar a Merlene Ottey. Su velocidad está fuera de toda duda pero además tiene resistencia lo que hace un combo mortal. Todo hace indicar que con ella comienza un nuevo ciclo de la velocidad mundial.

Jamaica acabará como dominadora de la velocidad en estos JJ.OO. pero con todo el peso del equipo en 3 atletas (Thompson, Bolt, Fraser- Pryce) y un cuarto en vallas (McLeod) pero lo más preocupante para ellos es en hombres. Si quitamos a Bolt, la actuación del resto de velocistas masculinos ha sido pobre. Tienen la opción de mejorar su bagaje de medallas con los relevos donde se presume un gran duelo con EE.UU.

Los estadounidenses dominan en muchas especialidades, entre las cuales están las vallas. En 100 vallas femenino lograron los 29 mejores tiempos del año en 2015, pero a la hora de la verdad, y por distintas circunstancias, se quedaron sin ninguna de las tres medallas que estaban en juego en el Campeonato del Mundo de Pekín, algo que no era novedoso ya que les había sucedido algo parecido en Londres 2012. Sin embargo las cosas han cambiado radicalmente en Río y consiguieron algo inédito en la historia olímpica, un triplete en las vallas. Rolllins, la favorita se hizo con el oro (12.48), Nia Ali la plata (12.59) y Kristi Castlin (12.61), después de ver el vídeo-finish, bronce. La paradoja es que la cuarta, la británica Cindy Ofili también nació en EE.UU. Vive y entrena allí pero se hizo británica el año pasado gracias a que su madre es de las islas pero la primera vez que visitó el país fue el año pasado para competir, por primera vez, en los Campeonatos Nacionales. La norteamericanas acudieron a Río sin la presencia de la nueva recordwoman mundial ,"Keni" Harrison, que tuvo que presenciar la final por la tele ya que cayó eliminada en los Trials. Kristi Catlin ganó su presencia en Río en los duros USA Trials disputados en Eugene. Lo hizo corriendo en traje de baño debido a que no tenía patrocinador de ropa deportiva. No deja de ser curioso que una atleta de 28 años consiguiera por primera vez ser seleccionada con el equipo de EE.UU. en traje de baño.

La longitud fue una competición de gran nivel y que tuvo un baile de medallas en la quinta ronda. Bartoletta se fue a 7.17 (su mejor prestación del año eran 7.02 pero ventosos). Reese , la campeona de EE.UU. saltó 7.15 y Spanovic batía el récord nacional (7.08). La rusa Klishina, única, y polémica representante de ese país, fue novena.

La polémica sigue persiguiendo la descalificación de Kemboi. El director técnico de Francia (Yaouz), dijo en 2014, después de la descalificación de Mekhissi por quitarse la camiseta, que ellos nunca harían lo que hizo España de reclamar y ganar la medalla en los despachos. Curiosamente, lo mismo que han hecho ellos ahora.

En el 400 vallas ganó Kerron Clement, atleta extremadamente bueno en lisos pero que siempre ha tenido problemas con la técnica de vallas. Solo sabe saltar con una pierna por lo que su estructura rítmica entre vallas tiene que ser impar (13 o 15). Aguantar todo el 400 a 13 zancadas está reservado a unos pocos, él está entre ellos y cuando logra hacerlo lográ carreras como la que le dio el título olímpico. Tumuti, un atleta keniano, fue el segundo. El campeón del mundo del año pasado (Bett) también era keniano. Esto demuestra que las cosas están cambiando en este país que tradicionalmente solo sacaba fondistas. Parte del secreto es del entrenador sudafricano Hennie Kotze, un gurú de la disciplina que lleva un par de años trabajando con los kenianos. Muchos de los ejercicios que le mandaba lo hacía por medio de Youtube.

A nivel español destacó la clasificación de Beitia para una nueva final y una más que notable actuación de Bruno Hortelano, en la que ha sido la mejor campaña de su vida fue lo más destacado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine