Cristian Toro: "Me cuesta asimilar esto"

El piragüista gallego dice que "solo después del Preolímpico de Duisburgo visualizamos que algo así era posible" - "Es un sueño competir con Craviotto", asegura

19.08.2016 | 04:55
Craviotto y Toro se abrazan en el podio de Río de Janeiro. // Efe

El piragüista lucense Cristian Toro, que ayer jueves se proclamó campeón olímpico de K-2 200 metros junto a Saúl Craviotto, aseguró que haber competido junto al catalán, "el mejor kayakista" que ha dado España, ya era "un sueño", por lo que haber conseguido medalla junto a él es algo que le cuesta "asimilar".

"Independientemente del resultado, el hecho de estar en un barco con Saúl Craviotto, que es el mejor kayakista que ha dado nuestro país, ya era un sueño para mí. Si es con una medalla, más todavía. No puedo asimilarlo", señaló a la conclusión de la prueba.

El palista se mostró emocionado con el éxito cosechado en la laguna Rodrigo de Freitas. "Todavía no me lo puedo creer. Me acabo de bajar de la piragua y no sé el alcance que puede tener", indicó, antes de apuntar que aspiran a más. "Esperemos cosechar más éxitos en el futuro".

Sobre lo que ha sido la carrera, Cristian indicó que se sintió "muy fuerte, muy preparado. Tenía delante a Saúl que sabía que me iba a empujar a la gloria y yo solo tenía que ayudarlo, empujarlo todo lo que pudiese y hacer todo lo posible para que saliera perfecto y salió".

El lucense reconoció, sobre la potencia de Saúl, que "he estado preparándome para ser su sombra. El K-2 es una embarcación que a mí me gusta mucho y más en esa posición. Tenía el mejor marca y yo tenía que ser el mejor dos del mundo. Así conseguimos cruzar la meta en primer lugar".

Vuelve la vista atrás sobre lo que ha sido la preparación y recuerda que "cuando empezamos a montar sabíamos que el barco era muy bueno y sabíamos a la velocidad que podíamos alcanzar, pero creo que sólo imaginamos esto (el oro) cuando cruzamos la meta en el Preolímpico de Duisburgo y vimos que estábamos a nivel de pelear por una medalla", afirmó. Entonces, agregó, "al volver a España, cada entrenamiento, cada minuto que pasábamos en la piragua era pensando en llegar aquí a esta situación".

Toro dijo que los últimos meses fueron difíciles para ambos, ya que tuvieron que luchar mucho por un lugar en Río de Janeiro. "Fue un año difícil porque no conseguimos clasificarnos y las repescas siempre son muy complicadas y, a nivel nacional, tenemos que hacer muchas pruebas para decidir las embarcaciones y, bueno, hemos tenido que pelear muchísimo primero para ir a competir al Preolímpico y después pelear para clasificarse y aquí pelear para conseguirlo. Entonces han sido muchas pruebas", dijo.

Pero el oro lo ha compensado todo, agrega Toro, quien admitió que además de un título olímpico, cumplió el sueño de entrenar y competir en unos Juegos Olímpicos con Saúl Craviotto, a quien siempre vio como su ídolo.

"En el podio estaba con Saúl, veía a mi madre y veía a mi novia. Y después de un año tan difícil como ha sido este para ambos he liberado la tensión y con la medalla colgada al cuello he sentido que el trabajo ha sido recompensado", dijo Toro.

Sobre su estado de forma, Cristian Toro afirmó que "Miguel García (su entrenador) supo prepararme física y mentalmente para que yo llegase aquí en mi mejor forma y tiene mucho que ver para que hoy tenga esta medalla al cuello, es el gran vencedor de esto, y le doy las gracias por apoyarme todo el tiempo que hemos estado preparándonos".

El piragüista gallego también analizó la prueba que le espera a Saúl y en donde se perfila también como una posible medalla. "Saúl", dijo, "no tiene nada más que demostrar. Ya lo ha demostrado todo y yo lo que le dije fue que disfrute de esa prueba de K-1, aunque el lleva todo el año preparando el K-2 y saldrá a disfrutar en el K-1. Esperemos que lo consiga. Es el único español que dobla en esta edición de los Juegos y es un mérito enorme".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine