ÚLTIMA HORA
Un muerto y varios heridos por apuñalamiento en Maastricht

Un regalo pendiente

Ortega había prometido darle a España una medalla olímpica y una marca por debajo de 13 segundos como agradecimiento por haberle acogido cuando dejó Cuba

18.08.2016 | 02:03
Ortega, envuelto en la bandera de España tras lograr la plata. // Efe

Con su medalla de plata en la final olímpica de los 110 metros vallas, Orlando Ortega hizo un guiño de agradecimiento a España, el país que le ofreció una vida mejor.

Nacido en Artemisa, unos 60 kilómetros al noroeste de La Habana, el subcampeón olímpico de Río 2016 es nieto de la velocista Cristina Hechavarría, campeona de los Juegos Panamericanos de 1967, y de un jugador de fútbol de quienes heredó los genes para el deporte.

Su padre Orlando era un entrenador de 400 metros con vallas y le transmitió la pasión al mayor de sus cuatro chicos que un par de años después comenzó a ganar preseas en los Juegos Escolares, el semillero del deporte en la isla.

Escalón por escalón Orlando aprendió los trucos para saltar vallas de manera veloz y elegante y en el 2010 hizo el equipo a los Campeonatos Mundiales Juveniles de Moncton, Canadá.

Aquella vez, seis días antes de su cumpleaños 19, el atleta sintió estar cerca de su primer gran triunfo internacional. Pasaba por un buen momento de forma pero al atacar una valla en la segunda serie de eliminatorias tropezó, quedó eliminado, y vio como la gloria rodaba como líquido por entre las falanges de sus dedos.

Fue una oportunidad para asumir como víctima y maldecir, pero hacía tiempo el joven se estaba entrenando para saltar vallas y aquel día aceptó que a veces las de la carrera de la vida son altas. Regresó a Cuba, se entrenó como un obseso y un año después fue bronce en los Juegos Panamericanos de Guadalajara.

Amigo de los perros, enamorado de las pistas azules como la de Rio 2016, y de la música de Marc Anthony, el saltador de obstáculos maduró y a los 21 años se metió en la final de los Juegos Olímpicos de 2012 en la que terminó en sexto lugar. Meses después tomó la decisión más polémica de su vida, emigrar a España.

"No entiendo de política, he pasado muchos campamentos en España y aprendí a querer este país, aquí tendré más oportunidades para moverme por Europa y competir contra los mejores y aquí me quedo", dijo entonces cuando le preguntaron sus razones.

Mientras esperaba la venia del Gobierno Español para vestir el uniforme de la bandera rojigualda, en la que se envolvió después de ganar la plata, Ortega se convirtió el año pasado en el mejor del mundo con un tiempo de 12.94 segundos en la reunión de París de la Liga de Diamante. Así levantó la mano como candidato a medalla olímpica en Río y se sentó a esperar. Este verano recibió el pasaporte español y lo estrenó con una plusmarca nacional 13.04 segundos en Mónaco el 15 de julio, para semanas más tarde hacerse campeón nacional con 13.09. "A Cuba, a su gente y su atletismo le deseo lo mejor, pero España me lo ha dado todo y para ella insistiré hasta volver a bajar de 13 segundos. No me voy a detener hasta lograrlo", repitió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine