Usain Bolt cumple su primera misión

El jamaicano, primer velocista que gana tres oros olímpicos en los 100 metros - Salió mal, pero una vez más demostró que es intocable

16.08.2016 | 04:06

"Dos carreras más y seré inmortal". Usain Bolt se convirtió en el primer atleta de la historia que conquistas tres títulos olímpicos consecutivos de 100 metros al imponerse en la final de los Juegos de Río con un registro de 9.81.

Ninguno de sus rivales fue capaz de hacerle sombra pese a que hace solo un mes había tenido problemas físicos. El estadounidense Justin Gatlin volvió a colgarse la medalla de plata con 9.89 y el canadiense Andre de Grasse completó el podio con 9.91.

En un estadio Olímpico por vez primera en tres días repleto (56.000 espectadores) en su honor, Bolt se ganó al público brasileño, que le admitió como ídolo propio y coreó su nombre las tres veces que compareció en la pista, en tanto que abucheó con fuerza a Gatlin cada vez que apareció en pantalla.


Haz click para ampliar el gráfico

Con once títulos mundiales a sus espaldas, Bolt eleva a siete su colección de medallas olímpicas y logra el primero de los tres objetivos que se ha propuesto en los Juegos de Río. Ahora le quedan los 200 metros y el relevo 4x100 para rematar su triple-triple olímpico.

Hora y media antes, Bolt ya había sembrado el pánico entre sus adversarios, a los que infligió una primera derrota psicológica. Ganó la segunda semifinal con una marca de 9.86 -su mejor registro del año- pese a ser el más lento en la salida y bajar los brazos en los últimos metros al comprobar que nadie venía por los flancos. Incluso se permitió el lujo de sonreír a los fotógrafos en una imagen que resume una carrera entera, no solo lo sucedido en Río.

El francés Jimmy Vicaut dominó la primera semifinal con 9.95 y el estadounidense Justin Gatlin, abucheado por un público que no le perdona su pasado (cuatro años suspendido por dopaje) se impuso en la tercera con 9.94.

Como siempre que se aproximaba un gran campeonato, también en vísperas de estos Juegos se abrió un debate sobre el estado de forma de Usain, con opiniones divididas entre quienes apostaban por un nuevo triple y quienes auguraban que la hora de la derrota se acerca inexorablemente también para él, a medida que cumple años y su cuerpo acumula achaques.

El 22 de julio pasado, al ganar los 200 metros de la reunión de Londres con un crono de 19.89, Bolt disipó en Londres muchas dudas, a tres semanas de los Juegos. Había tenido que renunciar a los campeonatos jamaicanos debido a una lesión en un muslo pero esa marca confirmaba su recuperación. Aunque quedaba pendiente comprobar la incidencia que tendría en su cuerpo los esfuerzos continuados que se ve obligado a realizar durante la semana de los Juegos.

La enésima visita al doctor alemán Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt, al que recurre siempre antes de los grandes campeonatos, le devolvió la confianza para atacar con garantías el tercer triplete olímpico, el último que intenta, pues ha dicho que estos serán sus últimos Juegos.

Bolt llegó a Río en el cuarto puesto del ránking mundial de 100 metros con 9.88, a ocho centésimas de su eterno rival, Justin Gatlin, que fue campeón olímpico hace ya doce años en Atenas, escenario de una amarga experiencia para un Bolt adolescente (17 años) que fue eliminado en la primera ronda de 200.

Ninguno de los dos conocía la derrota este año, de modo que al menos uno de los dos iba a perder el invicto en la final olímpica. Gatlin, cinco años mayor que el jamaicano, llevaba siete victorias esta temporada pero, como el año pasado en los Mundiales, fue a perder en el peor momento.

La escuela estadounidense contaba, para batir a Bolt, con un esprinter experimentado -Gatlin- y un Trayvon Bromell trece años más joven que ya fue medallista de bronce el año pasado en la final mundialista de Pekín y en marzo pasado se coronó rey del esprint en pista cubierta, aunque una tendinitis le ha molestado durante la campaña al aire libre.

Aclamado por el público, Bolt ejecutó una salida pareja con la de Gatlin (155 frente a 152 milésimas) y, como el año pasado en la final mundialista de Pekín, estuvo por detrás del estadounidense hasta mitad de recta.. El americano apretó en esa primera mitad de carreras. Es en lo que más ha trabajado durante el último año y se notó. Para eso incluso perdió peso y bajó su porcentaje de grasa. La idea era salir delante de Bolt como siempre, acelerar y tratar de resistir la embestida de la bestia que es el jamaicano cuando se lanza a por sus rivales.

Bolt sufrió para alcanzar a Gatlin e incluso los que temían por la derrota se plantearon que aquello podía acabar mal. Pero fue solo un espejismo. Simplemente demoró un poco más la caza. A partir de los primeros cuarente metros fue acelerando para tragarse a todos sus rivales e imponerse con suficiente distancia como para que no existan dudas sobre su infinitiva superioridad.

El mejor velocista de la historia, en posesión de los récords mundiales de 100 metros (9.58) y 200 (19.19), ambos conseguidos en los Mundiales de Berlín 2009, no ha vuelto a batir sus plusmarcas y es probable que, a punto de cumplir 30 años, ya nunca lo haga, salvo, tal vez, en 200, su prueba preferida. Ya tiene tres oros en los 100 y es difícil impaginarse que alguien le puede hacer frente en el 200, una distancia en la que ya se sabe que su deficiencia en la salida pasa a ser un problema apenas perceptible. La ilusión de Bolt es que las carreras de cien metros le diesen la chispa necesaria para afrontar en mejores condiciones las carreras de 200 y así aspirar a cerrar su vieje olímpico con un récord y quién sabe si con bajar de los 19 segundos.

Despedida

Usain Bolt confesó que quiere "despedirse" de la mejor forma posible si logra "dos medallas más" en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro donde consiguió la presea dorada en los 100 metros, afirmando ser así un deportista olímpico "inmortal".

"Esto es por lo que entrenamos, les dije que iba a lograrlo. Estad alerta porque quedan aún dos más por delante. Y sí, alguien dijo que puedo ser inmortal, dos medallas más y puedo despedirme como inmortal", aseguró.

"Quería ir más rápido pero ejecuté bien lo que tenía que hacer para llegar primero a la meta. Lo más importante era estar concentrado y no apurarme y cometer errores. Ahora lo que me está pasando es brillante, que quede para la historia lo que he logrado es maravilloso", celebró el jamaicano que se ha ganado con creces el título del 'hombre más rápido del mundo'.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine