Un centímetro que vale un oro

15.08.2016 | 04:18

Un salto de 8,38 metros en su último intento dio al campeón estadounidense, Jeff Henderson, la medalla de oro en salto de longitud con un solo centímetro de ventaja sobre el sudafricano Luvo Mmanyonga, dejando al campeón anterior, el británico Greg Rutherford, un consuelo de bronce.

Manyonga, un atleta de 24 años con quien nadie contaba en la final olímpica, estuvo a punto de protagonizar la gran sorpresa. Campeón del mundo júnior en Barcelona 2010, el sudafricano logró el mejor registro de su vida.

Rutherford volvió a demostrar sus dotes de competidor, la que exhibió hace cuatro años en aquel sábado de gloria para el atletismo británico en Londres 2012, cuando el equipo conquistó tres medallas de oro en una hora. Después ha sido campeón mundial, de Europa y de la Commonwealth.




Haz click para ampliar el gráfico

El chino Wang Jianan, de sólo 19 años, y Henderson, con sus marcas respectivas de 8,24 y 8,20, habían ofrecido las mejores sensaciones en la ronda de clasificación.

En la final, Henderson marcó el paso desde su primer salto (8,20), que le mantuvo en cabeza durante dos rondas, pero fue perdiendo posiciones a medida que se calentaba el concurso.

El batalla entró en ebullición cuando Manyonga se puso al frente en el cuarto turno con 8,28 y mejoró en el quinto con 8,37 -récord personal-, precediendo a la pareja norteamericana, en tanto que Rutherford estaba fuera del podio. Pero en la última ronda Henderson regresó al primer puesto y Ruherford se aferró al podio olímpico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine