Wiggins, leyenda británica

El ganador del Tour de Francia se cuelga la medalla de oro en persecución, la quinta de su carrera, con récord mundial incluido

13.08.2016 | 02:00
Bradley Wiggins celebra su quinto oro olímpico. // Eric Gaillard

Sir Bradley Wiggins, ganador del Tour de Francia, se convirtió en leyenda viva del deporte británico y mundial al ser decisivo en el triunfo del equipo de persecución en los Juegos de Río con récord mundial incluido y convertirse en el deportista más laureado de su país en los Juegos.

Wiggins tuvo sus inicios en pista, pero la gloria le llegó inicialmente en la ruta, con un Tour de Francia (2012) y un Mundial contrarreloj (2014) como principales logros. No obstante, nunca olvidó los velódromos y en ellos ha desplegado quizá su mejor versión y el absoluto estrellato.

Ayer consiguió en el velódromo del Parque Olímpico de Río su quinto oro en los Juegos y con un total de ocho podios (suma también una plata y dos bronces) se convirtió en el británico más laureado de la historia. Junto a Edward Clancy, Steven Burke y Owain Doull volvió a coronarse con el dorado metal. El cuarteto de persecución, además, batió por dos veces el récord del mundo.

En la segunda serie pararon el crono en 3:50.570, con el que mejoraron los 3:51.659 que lograron hace cuatro años en Londres. Y no contentos con ello, en la final ante Australia lo rebajaron hasta 3:50.265 para revalidar el título olímpico ante un conjunto 'aussie' que plantó seria batalla y fue por delante hasta prácticamente el último kilómetro.

Con estas ocho medallas, Wiggins, nacido el 28 de abril de 1980 en Gante (Bélgica), supera a Chris Hoy, también rey del velódromo hasta su retirada, aunque en su caso logró seis oros y una plata. En tercer lugar del ránking de multimedallistas británicos queda el remero Steve Redgrave, con cinco oros y un bronce, y cuartos son el regatista Ben Ainslie y el también ciclista Jason Kenny con cuatro triunfos y una plata.

La victoria en Río 2016 supone para Gran Bretaña su tercer título seguido en esta prueba, con lo que iguala la gesta que logró entre 1952 y 1960 Italia, que consiguió cuatro oros seguidos entre 1920 y 1932.

Dinamarca venció a Nueva Zelanda en la lucha por el bronce y consiguió su cuarta medalla en esta prueba y la primera desde que fue subcampeona en Pekín 2008.La segunda jornada del ciclismo en pista ofreció la primera victoria de China en un velódromo olímpico, en su caso en velocidad femenina. Jinjie Gong y Tianshi Zhong, campeonas mundiales en 2015, comenzaron con récord olímpico en la serie clasificatoria (32.305) y en la segunda ronda, en la que se enfrentaron a las españolas Tania Calvo y Helena Casas, batieron el récord mundial con un tiempo de 31.928. Las españolas se clasificaron en la séptima posición de la prueba de velocidad por equipos,igualando la plaza alcanzada en los Mundiales de 2013 y 2015.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine