Olimpiadas

Olimpiadas: Los 7 momentos más gloriosos de los Juegos Olímpicos

Estas son las proezas deportivas que han marcado un antes y un después en la historia de la cita olímpica

02.08.2016 | 08:21
Grandes deportistas han protagonizado momentos memorables en la historia de los JJOO

No es de extrañar que en un evento deportivo de la magnitud de los Juegos Olímpicos surjan hitos que pasarán a la posteridad por su alucinante ejecución o su técnica. Durante más de un siglo, la competición más importante del mundo ha dejado imágenes históricas e inolvidables momentos dignos de rememorar.

Muchas son las grandes gestas con las que los atletas olímpicos han deleitado al público de todo el globo; por ello, recopilamos las siete hazañas más grandes de la historia de las Olimpiadas.

La derrota de Hitler frente a Jesse Owens en Berlín 1936

En pleno apogeo nazi, Adolf Hitler había preparado minuciosamente los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 para demostrarle al resto del mundo la supremacía de la raza aria. Pero para desgracia de Hitler, Jesse Owens, un atleta americano de ascendencia africana apareció para echar por tierra sus delirios de grandeza.
Jesse Owens se llevó cuatro oros olímpicos en Berlín ante la mirada del Führer (100 y 200 metros, salto de longitud y relevo 4×100 metros), derrotando sus competidores alemanes, que no pudieron ser más rápidos que Owens.

Abebe Bikila, como ganar un maratón sin zapatillas en Roma 1960

Cualquier atleta capaz de lanzarse a correr más 40 kilómetros en el maratón olímpico, es sin duda alguna, digno de admiración. Pero entre todos los héroes que se han atrevido a completar semejante carrera, existe un caso particular que destaca aún más si cabe.

Se trata de Abebe Bikila, corredor que durante las Olimpiadas de Roma 1960 obtuvo el oro del maratón tras recorrer los 42.195 metros totalmente descalzo. Por lo que se sabe, a Bikila no le convencía ninguno de los calzados de su proveedor, por lo que el etíope emprendió la marcha sin zapatillas.

Además de tal proeza, Abebe Bikia fue el primer atleta de raza negra en ganar una medalla de oro y marcar un record mundial en maratón.

Mark Spitz, nadando hacia el oro en Múnich 1972

El nadador Mark Spitz fue uno de los mayores atletas olímpicos de la historia. Comenzó  a entrenar cuando tenía tan sólo dos años, esfuerzo que le sirvió para coronarse como el mejor nadador del mundo en los Juegos de Múnich 1972.

Tenía tan sólo 20 años cuando logró una proeza nunca vista antes, la de acumular 7 medallas de oro en unas mismas Olimpiadas. No sólo logro siete oros sino que consiguió batir el récord mundial en cada una de las siete pruebas.

Dos años más tarde Mark Spitz dejaba el mundo del deporte profesional, en lo más alto y tras habérselo llevado todo.

Nadia Comaneci, la gimnasta 10 en Montreal 1976

Durante las Olimpiadas de Montreal 1976, una niña de tan sólo 14 años hizo historia en el mundo de la gimnasta cuando logró por primera vez en la historia una puntuación de 10, o lo que es lo mismo, la máxima puntuación, en la rutina de las barras paralelas asimétricas. Tan inesperado fue, que el marcador de la época reflejó ´1.00´ por no estar preparado para mostrar una puntuación perfecta.

Nadia Comaneci logró en aquellos juegos tres medallas de oro y una de bronce. Pero sus logos no terminaron aquel año, sino que llego a obtener una puntuación de 10 hasta en seis ocasiones más.

El hijo del viento en Los Ángeles 1984

Tras perderse los Juegos de Moscú 1980 debido al boicot norteamericano, Car Lewis tenía claro que no podía faltar a su siguiente cita olímpica en Los Ángeles. El atleta conocido como 'el hijo del viento' consiguió cuatro medallas de oro en las categorías de 100 metros, 200 metros, salto de longitud y en relevo 4×100 metros en 1984.

Con esta enorme gesta, Carl Lewis se consolidó como uno de los velocistas más legendarios de la historia de los Juegos Olímpicos.


Michael Phelps, rey de los Juegos Olímpicos en Beijing 2008

Ya hemos hablado de Mark Spitz y sus siete medallas doradas, pero existe un hombre que logró en 2008 superar tal proeza. Michael Phelps está considerado por muchos como el mejor nadador del mundo (no exento de polémica), pero lo indiscutible es que durante su participación en los Juegos de Beijín consiguió la friolera de ocho oros olímpicos.

Al igual que Spitz, Phelps batió siete records mundiales, muestra indiscutible de su talento para la natación.

El  estadounidense se posicionó en lo alto del podio con la medalla de oro en las siguientes pruebas; 100 y 200 metros mariposa, 200 metros estilo libre, 200 y 400 metros combinados, relevo 4×100 y 4×200 estilo libre, y relevo 4×100 combinado. Todas estas medallas, sumadas a las 8 que obtuvo en Atenas, le convierten en el mejor deportista olímpico de todos los tiempos.

Usain 'el rayo' Bolt, en Beijing 2008

Otro de los protagonistas indiscutibles de Beijing 2008 junto a Phelps fue el legendario velocista Usain Bolt. El jamaicano obtuvo tres medallas de oro en los 100 metros, 200 metros y en el relevo 4x100.

Destrozó prácticamente todo lo que se había escrito sobre atletismo con sus tres estratosféricos records olímpicos y desde entonces, Bolt no se ha dejado superar y sigue acumulando tiempos de infarto.

Fotos: Getty Images / EFE / REUTERS

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine