El frustrado intento de acabar con el principal legado de Obama

El "Obamacare" resiste a los republicanos y aplaca el discurso triunfalista de Trump

El presidente de EE UU, que sobrepasa los seis meses al frente de la Casa Blanca sin grandes victorias, considera que los conservadores del Senado "son idiotas"

30.07.2017 | 04:55
John Kelly, nuevo jefe de gabinete de Trump en sustitución de Reince Priebus. // Efe

"Vamos a ganar tanto que puede que os canséis de ganar". El eco triunfal de la campaña que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca quedó apagado esta semana por la resistencia del "Obamacare" a los envites republicanos, dejando al presidente sin grandes triunfos de los que presumir tras medio año en el poder.

Este viernes, entrada la madrugada, el Senado terminó con los anhelos de Trump de una victoria, aunque fuese descafeinada, en su cruzada para acabar con el legado del expresidente Barack Obama.

Meses de negociaciones infructuosas culminaron en una semana caótica en la Cámara Alta, en la que los senadores republicanos hicieron fracasar una tras otra sus propias propuestas para derogar la ley de salud conocida como "Obamacare", el buque insignia del Gobierno demócrata de Obama.

"Los republicanos del Senado JAMÁS vencerán si no consiguen una votación de 51 votos YA. Parecen idiotas y están perdiendo el tiempo", escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

Y el voto decisivo, contrario a los intereses de Trump, lo emitió el senador republicano John McCain, que había retrasado el inicio del tratamiento contra su tumor cerebral recién diagnosticado para estar esta semana en Washington.

McCain combatió en Vietnam, y sobrevivió a cinco años y medio de cautiverio como prisionero de guerra. A McCain, excandidato a la Casa Blanca y uno de los senadores más famosos, se le considera un héroe en Estados Unidos.

Trump, sin embargo, le negó la condición de "héroe" cuando McCain le cuestionó durante la campaña presidencial: "No es un héroe de guerra. Es un héroe de guerra porque lo capturaron. A mí me gusta la gente a la que no capturan". También dijo que McCain no ha trabajado por los excombatientes estadounidenses, que son más de 21 millones.

McCain sirvió en frío su venganza cuando tuvo en sus manos parte del capital político de Trump y el futuro del sistema nacional de salud, del que iban a quedar excluidos 16 millones de ciudadanos si votaba a favor.

Aunque algunos senadores aún exploraban este viernes llevar a votación una nueva propuesta, el líder republicano en la Cámara Alta, Mitch McConell, fue claro al asegurar que es el momento de "pasar página" y escuchar las "sugerencias" de los demócratas para mejorar la actual ley.

Incluso Obama se mostró partidario de que republicanos y demócratas trabajen juntos con su ley como base.

¿Y con "Obamacare" qué va a pasar? Trump abogó el viernes por dejar que el sistema "implosione", una estrategia con la que ha amenazado varias veces.

Trump sobrepasa los seis meses en la Casa Blanca sin apenas victorias de peso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine