La campaña por la Constituyente venezolana arranca con protestas

Nicolás Maduro inicia una gira por el país llamando al presidente colombiano a inclinarse ante él: "Soy tu padre, Santos, híncate"

08.07.2017 | 02:04
Nicolás Maduro, durante un acto en Caruachi (Venezuela). // Reuters

La campaña por la Asamblea Nacional Constituyente arrancó ayer mientras las fuerzas del régimen chavista dispersaban las protestas convocadas por la oposición en Caracas. El presidente, Nicolás Maduro, inició una gira por todo el país para promocionar la campaña por la Constituyente, ordenando a todos los trabajadores públicos a "agarrar la nómina" y "votar sin excusas" en las elecciones a la nueva Asamblea, convocadas para el próximo 30 de julio y a las que sólo concurrirá el chavismo.

Maduro también dio orden de controlar esta participación en un discurso que todas las radios y televisiones del país fueron obligadas a retransmitir: "Escúchenme bien, Héctor Rodríguez, jefe del comando de campaña, tomen la nómina de todas las instituciones, empresas, y organicémonos desde ya", dijo el presidente, quien añadió: "Al final del día revisen la nómina. Si tenemos 15.000 trabajadores, deben votar los 15.000 sin ninguna excusa, empresa por empresa, ministerio por ministerio, gobernación por gobernación".

Además, el líder chavista aprovechó este arranque de campaña en la ciudad de Guayana, al sur del país, para reivindicar una supuesta supremacía de Venezuela sobre Colombia. "El presidente Santos me tiene que pedir la bendición compadre, porque somos sus padres. Santos, pide la bendición, compadre. Inclínate, híncate ante tu padre. Soy tu padre, Santos", dijo Maduro, en alusión a la época de la Gran Colombia, una república formada poco después de la independencia que integraba los actuales territorios de Venezuela, Colombia, Panamá y Ecuador. "Éramos una sola unión de república. Colombia se fundó aquí en el Orinoco. Ustedes los guayaneses son los padres de Colombia, nuestros abuelos fundaron Colombia", insistió.

Protestas

Mientras tanto, Caracas vivía una nueva jornada de protestas contra la Constituyente y el Tribunal Supremo que fue contestada con una fuerte represión. Las fuerzas del régimen atacaron con gases lacrimógenos cuatro centros comerciales situados en los municipios caraqueños de Chacao y Miranda, considerados bastiones opositores, provocando decenas de heridos en un intento de dispersar a cientos de opositores.

Por su parte, la Iglesia católica venezolana se ha sumado a las críticas a este proceso. El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana definió la Constituyente como la instauración de una "dictadura militar, socialista, marxista y comunista".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine