Las elecciones británicas del "Brexit"

May, obligada a gobernar con el apoyo de los unionistas del Ulster tras su batacazo electoral

Parte de los "tories" muestran su malestar con la primera ministra y piden su dimisión - Corbyn lleva a los laboristas a sus mejores resultados desde la era de Blair - Los nacionalistas escoceses, grandes derrotados

10.06.2017 | 04:55
May y su marido, Philip, tras reunirse con Isabel II, ayer. // Efe

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, inició ayer los contactos con los norirlandeses del Partido Unionista Democrático (DUP), en cuyos diez diputados tendrá que apoyarse para sacar adelante las iniciativas legislativas de su gobierno minoritario, entre las que se encuentran todas las derivadas de la crucial negociación del "Brexit", que comenzará el próximo día 19. El DUP no se sentará en el Ejecutivo.

Será el primer gobierno británico en minoría desde que los laboristas dirigidos por James Callaghan perdieron en 1977, tras varias derrotas en elecciones parciales, su mayoría absoluta de 1974. May, que la tenía en los Comunes salientes, se ve en esta situación de dbilidad tras haber adelantado tres años las elecciones de 2020 para, según anunció, hacerse con una mayoría "fuerte y estable" con la que negociar el "Brexit". La derrota ha causado malestar en numerosos diputados "tories", que pidieron su dimisión y, tras no conseguirla, opinaron que es "imposible" prever cuánto tiempo durará al frente del Gobierno.

Cuando May tomó la decisión de disolver el Parlamento, las encuestas le daban un 20% de ventaja. Sin embargo, tal y como anunció la encuesta a pie de urna de la BBC, los conservadores (42,4% de los votos) se impusieron en los comicios legislativos del jueves con 318 de los 650 escaños en juego, a ocho de la mayoría absoluta y doce menos de los que poseían.

En segundo lugar quedaron los laboristas (40%, 261 escaños, con una ganancia de 29), que, liderados por el izquierdista Jeremy Corbyn, han tenido una subida del 9,5% respecto a los comicios de 2015. Los terceros en escaños (35, 3% del voto) son los nacionalistas escoceses del SNP, que sufren un batacazo aún mayor que May al perder 21 de sus 56 escaños, entre ellos el de Alex Salmond, su líder histórico. El varapalo les obligará a replantearse su campaña por un segundo referéndum de secesión.

Los liberal-demócratas, que todavía están pagando su gobierno de coalición (2010-2015) con el conservador David Cameron, repuntaron hasta doce escaños (+4), gracias a un 7,4% del voto. Sin embargo, Nick Clegg, su líder hasta 2015, perdió su acta.


Haz click para ampliar el gráfico
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine