19 de mayo de 2017
19.05.2017
La zozobra se apodera de EE UU

Psicosis terrorista en Nueva York

- Un muerto y 22 heridos en la céntrica Times Square al abalanzarse un conductor ebrio sobre la multitud -La Policía privilegia la hipótesis del accidente sobre el atentado, aun así se ha reforzado la seguridad

19.05.2017 | 02:18
El cuerpo de la joven fallecida en el atropello yace sobre una acera poco de Times Square poco después de los hechos. // Reuters

Estados Unidos y el mundo vivieron ayer instantes de psicosis terrorista cuando, hacia media tarde, se difundió la noticia, rápidamente multiplicada por las redes sociales, de que un conductor había atropellado a la multitud en la céntrica plaza neoyorquina de Times Square causando al menos un muerto y 22 heridos, cuatro de ellos en estado crítico. La noticia se produjo horas después de que la tormenta política que agita al país se encrespara al difundirse que la Fiscalía General de EE UU ha nombrado un fiscal especial para que investigue la trama rusa del presidente Trump (ver página siguiente).

Sin embargo, tras desvelarse que el conductor, un joven estadounidense de 26 años identificado como Richard Rojas, se encontraba bajo los efectos del alcohol, la policía privilegió la hipótesis de un atropello accidental sobre la del atentado terrorista. En los primeros momentos, mientras que los bomberos neoyorquinos hablaban de accidente en sus informaciones, las fuentes policiales se referían a los hechos como colisión sin prejuzgar si hubo o no intencionalidad.

Rojas irrumpió hacia las cuatro menos cinco de la tarde (hora española, las 11:55 hora local) a gran velocidad en la céntrica y concurrida plaza neoyorquina, uno de los principales focos turísticos de la Gran Manzana, al volante de un Honda Accord de color granate. Lo hizo, en una jornada marcada por un calor bochornoso, desde el lado sur de la isla de Manhattan, en dirección contraria al tráfico. Tras atropellar a más de dos decenas de personas y recorrer el equivalente a unas tres manzanas, el conductor se estrelló contra un bolardo quedando el vehículo semivolcado. La gran cantidad de humo que, en los primeros momentos, desprendía el motor hizo correr una riada de tuits erróneos sobre una explosión del automóvil.

Testigos citados por varios medios de comunicación refirieron que en los instantes posteriores al atropello se vivieron escenas de pánico y caos. Al miedo que se apoderó de la multitud se unió la sospecha de que podía estarse viviendo un ataque terrorista en el que tras el atropello llegasen otras agresiones contra la multitud.

"Iba a mucha velocidad y me pareció que intentaba golpear a la mayor cantidad posible de gente", afirmó al diario "The New York Times" Annie Donahey, de 24 años, quien explicó que acababa de salir de su trabajo para almorzar cuando vio pasar a su lado un vehículo que se subió a la acera atropellando a la gente.

En paralelo, comenzaron a generarse todo tipo de reacciones en las redes sociales, con los atentados del 11-S como recuerdo histórico, sin que faltasen mensajes contra el alcalde neoyorquino, el demócrata Bill de Blasio, a quien uno de sus detractores no dudó en atribuir "seguidores musulmanes que han atropellado a la gente en Times Square".

Cadenas neoyorquinas de televisión informaron, citando fuentes policiales de la ciudad, que el conductor es vecino del distrito del Bronx e intentó fugarse del escenario de los hechos tras causar el mortal accidente. El sujeto, detenido inmediatamente en el escenario del atropello, circulaba al parecer con su carné de conducir caducado y, con anterioridad, había sido detenido en varias ocasiones por conducir bajo los efectos del alcohol.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, protagonizó dos horas después del incidente una rueda de prensa en la que confirmó la identidad del conductor, así como la muerte de una de las personas atropelladas, una joven de 18 años de edad. De Blasio explicó que Rojas sirvió en la Marina hace años.

"No hay ninguna indicación de que se trate de un acto de terrorismo", afirmó el alcalde, quien estaba acompañado en la comparecencia por responsables de la Policía de Nueva York y del cuerpo de bomberos local. Aun así, De Blasio anunció que se han reforzado las medidas de seguridad en los lugares claves de la ciudad.

Pese a privilegiarse la hipótesis del accidente, la psicosis de atentado hizo que el presidente de EE UU, Donald Trump, fuese informado de los acontecimientos, según reveló su portavoz, Sean Spicer, en su rueda de prensa diaria en la Casa Blanca. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, se desplazó hasta Times Square para comprobar de primera mano la evolución del incidente, que provocó un gran despliegue de policías y bomberos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine