04 de noviembre de 2016
'Brexit'

May confía en que la decisión de los jueces no retrasará el 'Brexit'

Si se mantuviera la sentencia, el Gobierno británico debería tramitar una ley que podría no ser aceptada

04.11.2016 | 22:15

La primera ministra británica, Theresa May, transmitió hoy al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y a la canciller alemana, Angela Markel, su confianza en que el calendario del 'Brexit no se alterará por la sentencia que puede obligarle a pedir autorización al Parlamento.

May explicó a ambos líderes por teléfono que espera que el Tribunal Supremo revoque en diciembre el fallo que niega a su Gobierno el poder constitucional necesario para activar de forma unilateral el artículo 50 del tratado de Lisboa, que iniciará formalmente la desconexión del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Si la máxima autoridad judicial británica mantiene la sentencia que dictó ayer el Tribunal Superior, May podría verse obligada a tramitar una ley que pasaría por la Cámara de los Comunes -donde su formación, el Partido Conservador, tiene mayoría absoluta- y la de los Lores -donde sus miembros vitalicios son más proclives a la UE-.

Ese proceso parlamentario abriría la puerta a que diputados de la oposición o bien conservadores proeuropeos intentaran retrasar la salida de la UE o trataran de imponer condiciones al inicio del proceso de negociaciones con Bruselas.

A pesar de la complejidad y la incertidumbre que ha añadido el dictamen judicial, la primera ministra comunicó a sus colegas europeos que "la agenda planeada para notificar (la activación del) artículo 50 se mantiene intacta", detalló hoy un portavoz de Downing Street.

El Ejecutivo británico prevé iniciar la desconexión en abril de 2017, lo que abriría un periodo de dos años de negociaciones antes de la ruptura de lazos definitiva entre Londres y Bruselas, que se produciría, según ese calendario, a principios de 2019.

"A pesar de que el Gobierno está decepcionado con la decisión de ayer, mantenemos la firme convicción de que nuestros argumentos son lo suficientemente sólidos para defenderlos el mes próximo en el Tribunal Supremo", agregó esa fuente oficial.

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, envió desde Berlín el mismo mensaje de confianza en que las decisiones de la justicia no interferirán en el proceso del 'Brexit.

"Creo que la dirección está claramente marcada. La voluntad de los británicos quedó claramente expresada" en el referéndum del 23 de junio -en el que abandonar la UE se impuso con el 51,9 % de los votos-, dijo Johnson en una rueda de prensa junto a su homólogo alemán, Frank-Walter Steinmeier.

El dictamen de los jueces ha levantado las críticas entre los sectores más favorables al 'Brexit' en el Reino Unido, que acusan a los magistrados del Tribunal Superior de inmiscuirse en asuntos políticos que no les corresponden.

"El sistema judicial se está volviendo cada vez más políticamente activo. Creo que es necesario algún mecanismo para llamarles al orden. Creo que tienen que rendir más cuentas. Así lo pone de manifiesto este caso", dijo Suzanne Evans, candidata a liderar el eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP).

Anticipándose a esas críticas, los jueces trataron de apaciguarlas en el texto de su sentencia: "Nada de lo que afirmamos tiene relación alguna con los méritos o deméritos de que el Reino Unido abandone la Unión Europea", advertían en su fallo.

Aún así, una parte de la prensa británica cargó hoy contra los magistrados.

"Los jueces contra el pueblo", tituló en portada el periódico "The Daily Telegraph", sobre las fotografías de los tres magistrados, un enfoque similar al del tabloide "Daily Mail", que calificó a los magistrados de "enemigos del pueblo".

Algunas de las críticas a la justicia se apoyaron en unas palabras de la propia May, que en el último congreso del Partido Conservador, a principios de octubre, afirmó que aquellos que pedían un voto en el Parlamento antes del "brexit" estaban "tratando de matar" el proceso de salida de la UE e "insultando la inteligencia de los británicos".

La posibilidad de que el Gobierno encontrara problemas para aprobar en Westminster una ley que le permita activar el artículo 50 sin condiciones ha disparado las especulaciones sobre unas posibles elecciones anticipadas en 2017, un escenario que el portavoz oficial de May ha rechazado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine