03 de noviembre de 2016

"Save the Children" estima en unos 600.000 los niños que habrían quedado atrapados en Mosul

Los yihadistas se concentran en el sector occidental de la ciudad, cuyas vías de abastecimiento han sido cortadas por las milicias chiíes -Los soldados gubernamentales frenan su avance

03.11.2016 | 00:55

Cerca de 600.000 niños se encontrarían atrapados en la ciudad iraquí de Mosul, en cuyo sector oriental penetraron el martes las fuerzas iraquíes que intentan desalojar de la localidad a los yihadistas del Estado Islámico (EI).

Así lo denunció ayer la ONG "Save the Children", que reclamó rutas seguras para los 1,5 millones de personas que, según se estima, permanecen en la ciudad que el Esatado Islámico considera su capital iraquí. La ONU elevó ayer hasta 21.000 el número de personas que se han visto ya obligadas a dejar sus hogares por la ofensiva lanzada el pasado día 17 de octubre por tropas iraquíes y kurdas, apoyadas por la aviación de la coalición internacional liderada por Estados Unidos. En un balance hecho público el martes, Naciones Unidas cifraba en 18.000 los desplazados.

Retirada

En el plano bélico, la mayoría de los 5.000 a 8.000 combatientes yihadistas acantonados en Mosul se retiraron ayer, junto con sus familias, al sector occidental de la ciudad -partida en dos por el río Tigris-, después de que el martes los gubernamentales hicieran su entrada por el este. El problema que se les plantea ahora a los combatientes del EI es que las milicias chiíes iraquíes "Multitud Popular", próximas al Gobierno de Bagdad, cortaron ayer las líneas de suministro a la zona occidental de Mosul. Las vías cortadas enlazan la ciudad con la vecina Siria, donde se encuentra Raqqa, el otro gran bastión del EI.

Las milicias chiíes, a las que precede la fama de haber cometido numerosos crímenes sectarios en otros escenarios de Irak, habían permanecido hasta ahora alejadas de Mosul. Su incorporación ha generado un frente al oeste de la ciudad, zona que hasta ahora estaba en calma.

En el sector oriental, los soldados gubernamentales, que el martes tomaron la televisión local, privando a los yihadistas de una de sus principales armas de propaganda, decidieron frenar su avance en el interior de la ciudad, alegando el gran riesgo que la profundización de las operaciones supone para los civiles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine