El fin de la tregua

La ONU suspende su actividad en Siria tras el bombardeo de un convoy con ayuda

Ban Ki-moon califica el ataque, del que todas las facciones se desmarcan, como "repugnante, salvaje y deliberado"

21.09.2016 | 02:00
El Rey y Obama se saludan en la sede de la ONU. // Efe
El Rey y Obama se saludan en la sede de la ONU. // Efe

Naciones Unidas anunció ayer la suspensión de todas sus operaciones de ayuda en Siria, en respuesta al ataque aéreo, de origen aún no esclarecido, sufrido el lunes al anochecer por un convoy humanitario de la ONU y la Media Luna Roja Siria (SARC), que, por el contrario, mantiene su actividad. Al menos 20 civiles y un trabajador de la SARC murieron en el bombardeo, que destruyó 18 de los 31 camiones del convoy. El ataque fue perpetrado menos de 24 horas después de que, a medianoche del domingo, expirase la tregua de una semana pactada por EE UU y Rusia.

En un durísimo discurso pronunciado ante la Asamblea General de la ONU, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que se despide del cargo, calificó el ataque de "repugnante, salvaje y aparentemente deliberado". El convoy iba a entregar ayuda urgente para 78.000 personas en la localidad de Urm al Kubra, situada al oeste de Alepo.

"Héroes"

"Los trabajadores humanitarios que entregaban ayuda eran héroes. Los que les bombardearon son cobardes", dijo Ban en su discurso de apertura de la sesión anual de la Asamblea General. "Justo cuando pensamos que no se puede ir a peor, el listón de la inmoralidad se hunde aún más", añadió.

El ataque, cuya intensidad retrasó ocho horas la llegada de equipos de rescate a la zona, no ha sido reivindicado, aunque las fuerzas rebeldes se lo atribuyeron ayer al régimen de Damasco o a sus aliados rusos. Sin embargo, ambos ejércitos negaron con rotundidad cualquier vinculación con el suceso.

También Estados Unidos apuntó en dirección a Moscú, o a sus aliados de Damasco, y aseguró que el bombardeo hará que Washington se replantee si mantiene su colaboración con el Gobierno ruso, que, a su juicio, debe demostrar "rápida y significativamente" si aún está comprometido con la búsqueda de un alto el fuego.

Reunión de ministros

Pese a que el lunes Rusia aseguró que las violaciones de la tregua por parte de los rebeldes la habían vuelto "inútil", tanto Washington como Moscú se mostraron ayer a favor de mantener vivo un alto el fuego que las autoridades de Damasco dieron el lunes por liquidado. Con esa finalidad, sus respectivos ministros de Exteriores se reunieron ayer en Nueva York, donde se encuentran con motivo de la Asamblea General de la ONU.

En su discurso ante la Asamblea, Ban Ki-moon denunció las matanzas del régimen sirio. "Muchos grupos han matado a muchos inocentes, pero ninguno más que el Gobierno de Siria, que sigue lanzando barriles explosivos y que sistemáticamente tortura a miles de detenidos", dijo. Ban sostuvo que el futuro del país no puede depender únicamente del destino de su presidente, Bachar al Asad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine