Merkel aprueba el polémico plan de seguridad que invita a hacer acopio de víveres

Las autoridades desmienten tener informaciones sobre atentados inminentes y resaltan que los programas anteriores estaban desfasados

25.08.2016 | 02:25

El Gobierno de Angela Merkel aprobó ayer el polémico plan de actuación ante grandes crisis -desde atentados a catástrofes naturales- impulsado a raíz de los tres atentados yihadistas que sufrió el país el pasado mes de julio.

Entre las medidas que mayor alarma han causado figura el llamamiento a que la población acumule alimentos y agua para diez días, con el fin de estar en condiciones de afrontar con una crisis, y la sugerencia indirecta de que, en caso de conflicto en la frontera alemana, puede volverse a instaurar el servicio militar obligatorio.

El programa incluye la posibilidad, en circunstancias excepcionales, de que la ciudadanía aporte medios de transporte al Ejército y de que las empresas contribuyan a la construcción o adecuación de infraestructuras para las fuerzas armadas.

Entre las situaciones críticas que prevé el catálogo de medidas figuran los fallos prolongados en las redes de comunicación (transportes y telefonía) y de abastecimiento (agua, energía), así como posibles ataques terroristas y cibernéticos, crisis nucleares, biológicas y químicas, y grandes catástrofes naturales.

El ministro de Interior, Thomas de Maizière, presentó estas líneas de actuación tras varios días de especulaciones y polémica mediática y política en Alemania, y aseguró que se trata de un plan "razonable" y "proporcionado" para anticipar "escenarios catastróficos" que consideró no tan improbables.

"Debemos prepararnos (...) para una gran crisis", argumentó De Maizière, quien subrayó que es "obligación del Estado prever" cómo actuar ante "todo tipo de amenaza".

El avance, el pasado fin de semana, de los principales puntos del plan desató las especulaciones sobre la posibilidad de que las autoridades estuvieran en posesión de informaciones sobre un inminente atentado o un conflicto, lo que ha sido desmentido por fuentes oficiales que insisten en la necesidad de adaptar los planes anteriores, forjados en los primeros años tras la Guerra Fría a las inestables condiciones actuales.

Según un estudio del Instituto de Demoscopia difundido ayer por el diario "Frankfurter Allgemeine Zeitung", los alemanes se sienten cada vez más amenazados por el terrorismo, pero no quieren renunciar al estilo de vida propio de una sociedad libre.

Así, el 77 % de los encuestados considera elevada la amenaza potencial por parte de grupos radicales islámicos, frente al 55 % a finales de la década pasada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine