27 de julio de 2016
27.07.2016

Sanders pide que sus seguidores voten a Clinton para frenar al "bravucón" Trump

Michelle Obama, la otra estrella indiscutible de la primera jornada de la convención demócrata estadounidense, emociona con un mensaje optimista e integrador

27.07.2016 | 02:00
Bernie Sanders se dirige a sus correligionarios durante su intervención en el primer día de la convención demócrata. // Reuters

La primera jornada de la convención demócrata en Filadelfia estuvo marcada por las discrepancias de los seguidores de Bernie Sanders, senador por Vermont y principal rival de Hillary Clinton en las primarias, y el emocionante discurso de la primera dama, Michelle Obama, que cerró viejas heridas con Clinton abiertas durante la campaña de 2008 en la que su marido fue nominado tras una cruenta campaña.

A falta de sorpresas, Clinton avanzará a la carrera por la Casa Blanca gracias a los 2.807 delegados de los 4.763 que conforman la Convención por los 1.846 delegados que apoyan a Sanders.

El senador independiente Sanders pidió a sus seguidores que dejaran de lado las diferencias y que voten por Clinton en noviembre, con el fin de vencer al candidato presidencial republicano, Donald Trump, al que llamó "bravucón" y "demagogo", y del que dijo que "ha hecho de la intolerancia y el odio la piedra angular de su campaña". "Tenemos que derrotar a Donald Trump. Y tenemos que elegir a Hillary Clinton y a Tim Kaine", pidió Sanders, que recibió una respuesta dividida de sus seguidores, tras la polémica de los correos electrónicos abierta durante el fin de semana.

Michelle Obama, por su parte, tuvo una noche triunfal con un poderoso alegato contra Donald Trump sin mencionar nunca por su nombre al magnate. "Me despierto cada mañana en una casa que fue construida por esclavos. Y veo a mis hijas, dos jóvenes negras, inteligentes y hermosas, jugando con sus perros en los jardines", afirmó en un momento del discurso, con la voz quebrada por la emoción.

Obama trasladó un mensaje optimista en claro contraste con la visión apocalíptica que tiene el candidato republicano a la Casa Blanca. "Gracias a Hillary Clinton, mis hijas, y todos nuestros hijos e hijas, ahora dan por sentado que una mujer puede ser presidente de Estados Unidos", enfatizó también, antes de poner al auditorio en pie. "No permitan que nadie les diga que este país no es grande, que de alguna manera tenemos que hacer que sea grande otra vez. Porque, ahora mismo, éste es el mejor país del mundo", sentenció.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine