23 de julio de 2016
23.07.2016

Decretado el estado de emergencia en Múnich y suspendido el transporte público

Chequia y Austria refuerzan los controles fronterizos con el territorio alemán - La Policía aconseja a los ciudadanos evitar lugares públicos - Evacuada la estación de trenes

23.07.2016 | 02:21
Policías vigilando la estación central de tren de Múnich. // Reuters

Las autoridades alemanas decretaron anoche el estado de emergencia en Múnich mientras mantenían el operativo de búsqueda de los al menos tres hombres que abrieron fuego en el centro comercial Olympia a media tarde, matando al menos a ocho personas e hiriendo a varias más.

Pese a la confusión de las primeras horas -las autoridades desmintieron un segundo tiroteo en la céntrica Marienplatz-, el Gobierno del estado bávaro abordó el ataque como un atentado terrorista, dado que, según los testigos, fueron tres las personas que dispararon con armas largas en el centro comercial y pese a que al cierre de esta edición, según la Policía muniquesa, no había "indicios de un atentado islamista", si bien admitía que la ciudad está bajo "una grave amenaza terrorista",

De esta manera, el primer ministro de Baviera, Horst Seehofer, y el ministro de Interior, Joachim Herrmann, se reunieron de emergencia en la Cancillería regional para activar a todas las unidades disponibles de los diferentes cuerpos de seguridad. El alcalde de la ciudad, Dieter Reiter, evaluó también el tiroteo como un "caso especial", lo que le permitió movilizar todos los recursos y efectivos municipales.

La magnitud del operativo obligó a pedir refuerzos a otras ciudades como Nüremberg y el estado contiguo de Baden-Wurtttemberg aumentó la presencia policial en las calles, según informó la televisión bávara.

El servicio de metro quedó suspendido tras el ataque, lo mismo que el resto de los transportes públicos, una vez que se sospechó que los atacantes podrían haber huido en el suburbano.

Asimismo, los vecinos, Chequia y Austria, reforzaron los controles de seguridad en los pasos fronterizos con Alemania en previsión de que, en el caso de que los sospechosos tratasen de abandonar el país por la linde, pudieran ser interceptados, según informó el ministro de Interior checo, Milan Chovanec.

La Policía hizo varios llamamientos a los ciudadanos para que abandonaran los espacios públicos y canceló el festival de música de Tollwood, que se celebra todos los veranos en el recinto olímpico de Múnich.

Para facilitar el operativo policial, además, se pidió a los automovilistas que abandonasen las autopistas que van en dirección a Múnich, la estación central de ferrocarril quedó evacuada y se suspendió el tráfico ferroviario hacia ella. La Policía también apremió, como ya ocurriera en atentados anteriores, a no difundir a través de las redes sociales fotos ni vídeos sobre los operativos policiales, puesto que con ello podían estar ayudando a los atacantes y poner en riesgo a los agentes.

Alemania está en alerta desde el lunes, cuando un refugiado paquistaní de 17 años, supuestamente vinculado al Estado Islámico, atacó con un hacha un tren, también en Baviera. El Gobierno alemán ya había advertido que podrían producirse nuevos atentadosTambién celebró una reunión de emergencia y programó otra para seguir la evolución de los acontecimientos durante el día de hoy.

Se desconoce si la canciller Merkel participó en la de ayer. El ministro del Interior, Thomas de Maiziere, volaba fuera de Alemania para iniciar sus vacaciones, pero decidió regresar al país.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine