Tiroteo en un centro comercial de Alemania

Al menos 9 muertos en un atentado en Múnich tras el que los terroristas se dan a la fuga

La Policía buscaba a tres tiradores que huyeron en metro - Las autoridades afirman no tener indicios de móvil yihadista - Testigos del ataque oyeron gritar a los agresores: "Soy alemán" y "Extranjeros de mierda"

23.07.2016 | 04:55
Agentes de la Policía corren hacia el centro comercial después de registrarse el tiroteo. // Reuters

Al menos nueve muertos y numerosos heridos es el balance del tiroteo registrado a media tarde de ayer en un centro comercial de Múnich. Testigos del ataque señalaron que fueron tres los autores de los disparos, ninguno de los cuales había sido detenido anoche, al cierre de esta edición. En la capital bávara regía el estado de emergencia y se puso en marcha un imponente despliegue de seguridad para dar caza a los atacantes, que portan armas "largas", advirtió la Policía.

Las autoridades confirmaron que se trata de un atentado y decretaron la alerta por terrorismo, pero no fueron más allá, alegando que no tenían todavía indicios de que se tratara de un ataque yihadista. "Es prematuro" especular sobre las motivaciones de los agresores, se justificó un portavoz policial.

El tiroteo comenzó alrededor de las 17.50 horas en el exterior de un restaurante de comida rápida próximo al centro comercial Olympia, según mostraron varios vídeos grabados por los viandantes y difundidos a través de las redes sociales. En uno de ellos puede verse a un hombre que empieza a disparar sobre los transeúntes sin mediar palabra ni amenaza.

Según varios medios locales, después de abrir fuego, los tres sospechosos se refugiaron en el centro comercial, que está situado cerca del estadio olímpico donde se celebraron los Juegos de 1972. "Soy alemán", gritó, al parecer, uno de los atacantes. Y otro: "Extranjeros de mierda". Según algunas fuentes, uno de ellos se habría suicidado delante del centro comercial, con lo que el número de muertos ascendería a nueve.

Otros vídeos, grabados por personas que estaban dentro del centro comercial, mostraban escenas de pánico, con gente gritando y corriendo para ponerse a cubierto. "Creemos que estamos ante un tiroteo indiscriminado", dijo a la agencia "Reuters" una portavoz de la Policía muniquesa poco después del ataque.

Según algunos medios alemanes, los sospechosos se dieron a la fuga usando el metro, razón por la cual fue suspendido el servicio tanto del suburbano como de autobús. La Policía puso en marcha "un importante operativo" en el que participan las fuerzas especiales. La magnitud del despliegue policial obligó a pedir refuerzos a otras ciudades, como Nüremberg.

Un portavoz de la Policía de Múnich ofreció tres horas después del tiroteo el primer balance de víctimas, aunque no precisó el número de heridos, varios de ellos graves. La situación en torno a lo ocurrido seguía siendo muy confusa, y las fuerzas de seguridad mantuvieron su llamamiento a los ciudadanos para que abandonaran los espacios públicos y permanecieran en sus casas.

También les pidieron que dejaran de compartir vídeos y fotografías del ataque en las redes sociales, para no dar pistas a los terroristas huidos.

En medio de la confusión, la Policía tuvo que desmentir que se estuviera produciendo un segundo tiroteo en el corazón de la ciudad, la Marianplatz, el lugar más concurrido de Múnich. El centro comercial atacado ayer está situado en un barrio bastante alejado del centro de la ciudad, aunque las más de 130 tiendas con que cuenta el Olympia lo convierten en un polo de atracción para muchos muniqueses.

Alemania estaba en alerta desde el lunes, cuando un refugiado afgano de 17 años, supuestamente vinculado al autoproclamado Estado Islámico (EI), atacó a los viajeros de un tren regional, también en Baviera, hiriendo a cinco de ellos con un hacha y un cuchillo, al grito de "Alá es grande".

Baviera es el estado alemán por el que el año pasado entraron en Alemania miles de refugiados procedentes de Austria. La masiva oleada de llegadas, que alcanzó casi el millón de personas en 2015, provocó un encendido en las sociedades bávara y alemana y causó una fuerte crisis política entre los gobiernos del "land" y federal, pese a que en ambos mandan los democristianos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine