04 de julio de 2016
04.07.2016
Nueva masacre del Estado Islámico

Bagdad sufre su peor atentado en lo que va de año, que deja al menos 125 muertos

Un suicida hace explotar un camión frigorífico ante una heladería muy concurrida de un céntrico distrito de la capital iraquí poblado por chiíes -El primer ministro Al Abadi, increpado

04.07.2016 | 01:33
Iraquíes se agolpan en el devastado escenario del atentado contra una céntrica heladería de Bagdad. // Efe

Bagdad, la capital iraquí, sufrió ayer de madrugada el peor atentado en lo que va de año, en una ciudad que no se caracteriza precisamente por estar exenta de ataques terroristas. Un suicida hizo explotar un coche bomba -un camión frigorífico repleto de explosivos y metralla, según numerosas fuentes-, en una zona comercial del centro de la ciudad, causando al menos 125 muertos y unos 170 heridos. El atentado fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La explosión se produjo alrededor de la una de la mañana (medianoche en España) frente a una conocida tienda de helados situada en el distrito de Al Karrada, de mayoría chií. La heladería es la más popular y antigua de Bagdad y estaba muy concurrida a esa hora debido a que durante el Ramadán, y más cuando se celebra en verano, es habitual prolongar las noches en la calle a la espera del "suhur" (última comida antes del amanecer).

El atentado provocó graves daños materiales en la avenida principal de Al Karrada. Varias tiendas y vehículos quedaron destruidos y calcinados en la zona comercial, que ya con anterioridad fue blanco de atentados del EI. Los yihadistas asumieron la autoría en un comunicado difundido en redes sociales, que explica que el objetivo eran los chiíes.

"En el marco de las permanentes operaciones de seguridad de los soldados del califato en la ciudad de Bagdad, el hermano muyahidín (guerrero santo) Abu Maha al Iraqui logró hacer estallar su coche bomba junto a una concentración de renegados (chiíes)", proclama la nota. El grupo terrorista advirtió de que "con el permiso de Dios, proseguirán los ataques contra los renegados".

Hasta Al Karrada se desplazó el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, quien afirmó que los terroristas "después de haber sido aplastados en los campos de batalla cometen ataques con explosivos en un intento desesperado". La población de Al Karrada recibió muy enfadada la visita del jefe del Gobierno, al que culpan de no proteger a los civiles de las acciones de los extremistas. Decenas de ciudadanos lanzaron piedras y zapatos al convoy de Al Abadi e increparon al responsable al grito de "vete".

También de madrugada, un segundo coche bomba estalló en el mercado popular de Shalal, situado en la zona de Al Shaab, en el noreste de Bagdad, poblado igualmente en su mayoría por chiíes. Este segundo atentado causó la muerte de un civil e hirió a otros cinco, además de provocar destrozos en varios comercios, según fuentes policiales.

Al Abadi declaró tres días de luto oficial en todo el país para honrar a las víctimas.

Por su parte, el presidente del Parlamento iraquí, Salim Yaburi, condenó en un comunicado estos ataques "criminales y cobardes".

Los ataques terroristas han aumentado en los últimos meses en Bagdad, coincidiendo con los retrocesos sufridos en el campo de batalla por los yihadistas.

El pasado 11 de mayo, el Estado Islámico mató a 93 personas y dejó heridas a más de 160 en tres atentados perpetrados en dos barrios de mayoría chií y en un tercero de población suní.

Seis días después, 45 personas fallecieron en una nueva ola de atentados en la capital, mientras que el 9 de junio una veintena pereció cuando un suicida que conducía un coche bomba detonó explosivos en el barrio de Nuevo Bagdad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine