Masacre en Florida · La investigación

El FBI investiga dos viajes que el autor del tiroteo hizo a Arabia Saudí

Mateen, que quiso ser policía, odiaba "a los negros y a los gais", dice un excompañero de trabajo - "Solo quería presumir", afirma su padre

14.06.2016 | 04:55
Concentración ante el MARCO, en Vigo | Alrededor de un centenar de personas se concentraron en la tarde de ayer ante el MARCO, en Vigo, convocados por la asociación LGTB, en un acto en recuerdo de las víctimas de la masacre del pasado fin de semana en Orlando y en repulsa de todo tipo de acto violento contra la libertad y la igualdad por el único hecho de tener una orientación sexual determinada. Las muestras de solidaridad se sucedieron a lo largo del día en las principales ciudades gallegas y en el resto de España.

Omar Mateen, el estadounidense de origen afgano que mató el domingo a 49 personas e hirió a otras 53 en una discoteca de ambiente gay de Orlando (Florida), pudo comprar las armas con las que cometió la matanza porque pese a haber sido investigado por el FBI en dos ocasiones, en 2013 y 2014, la Policía Federal no pudo probar concluyentemente que tenía vínculos con el terrorismo yihadista. Sin embargo, según informaron ayer medios norteamericanos, Mateen, nacido en Nueva York en 1986, viajó dos veces a Arabia Saudí en los últimos años y el FBI está investigando qué hizo durante esas estancias.

El jefe de Policía de Orlando, John Mina, reveló en las últimas horas que el tirador, de acusada homofobia y trabajador de una empresa de seguridad desde 2007, aseguró haber jurado lealtad al autoproclamado Estado Islámico (EI) en las conversaciones telefónicas que mantuvo con los negociadores policiales durante las tres horas que duró la toma de rehenes en el club Pulse.

El terrorista entró en la discoteca hacia las dos de la madrugada del domingo y la toma de rehenes duró hasta las cinco. Mina explicó que las fuerzas policiales decidieron asaltar el club al considerar que había un peligro "inminente" de que se produjeran nuevas muertes.

En esas conversaciones con los negociadores, Mateen aseguró tener "explosivos", pero se mostraba tranquilo, y a través de ellas la Policía pudo saber que estaba encerrado en uno de los baños del club con cuatro o cinco rehenes, mientras mantenía a otros 15 o 20 en otro lavabo.

La filiación de Mateen con el EI, que las autoridades de EE UU no ven clara, fue sostenida ayer por segunda vez por el propio grupo terrorista a través de su emisora de radio Al Bayan. "El hermano Omar Mateen, un soldado del califato, llevó a cabo una incursión de seguridad con la que logró irrumpir en una concentración de cruzados en el club nocturno de homosexuales de Orlando, donde mató e hirió a más de un centenar antes de ser asesinado", afirmó el EI, que ya el domingo se atribuyó la autoría del ataque en un despacho difundido por la agencia Amaq.

Un excompañero de trabajo de Mateen, Daniel Gilroy, aseguró al diario "Los Angeles Times" que el tirador era "peligroso". "No le gustaban los negros, los gais, las mujeres, las lesbianas ni los judíos". "Estaba siempre enfadado con el mundo", añadió.

"Simplemente venía a casa y empezaba a pegarme porque la colada no estaba terminada, o por cosas así", relató su exesposa, Sitora Yusufiy, que dijo que Mateen quiso ser policía.

En el tiempo que duró el matrimonio, unos pocos meses de 2009, Yusufiy no observó que su exmarido fuera muy religioso. Y su padre, Seddique Mateen, afirmó: "Creo que simplemente quería presumir. Radicalismo no, no. Ni siquiera tiene barba. No creo que la religión o el Islam tuviese nada que ver con esto".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine