Crisis de los refugiados

La UE y Turquía, satisfechas con el acuerdo para deportar a refugiados

Ambas partes consideran que las medidas impulsadas han cumplido el objetivo de que lleguen menos emigrantes

23.04.2016 | 23:20
La UE y Turquía, satisfechas con el acuerdo para deportar a refugiados

La UE y Turquía coincidieron hoy en mostrar su satisfacción por el acuerdo alcanzado para deportar refugiados desde Europa a suelo turco y que ambas partes defendieron al considerar que ha cumplido el objetivo de que lleguen menos emigrantes.

La satisfacción y la buena sintonía se escenificaron en la visita que realizaron a varios centros de refugiados en el sur de Turquía la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

Los tres mandatarios europeos fueron recibidos por el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, que aseguró que Turquía está cumpliendo su parte del acuerdo.

Así, insistió en que de las cifras de hasta 6.000 refugiados diarios que cruzaban a diario el Egeo en pasado noviembre, se ha pasado ahora a apenas unos 130.

"Se ha llegado al punto de que algunos días ningún refugiado en absoluto cruza ese mar", afirmó.

El encuentro de los cuatro políticos en el sur de Turquía sirvió para "informarse de primera mano" sobre las necesidades de los refugiados sirios en Turquía, a los que la UE dedicará en los próximos tres años 6.000 millones de euros, dijo Merkel en la rueda de prensa posterior.

Timmermans anunció que a finales de julio se habrán asignado ya mil millones de euros a diversos proyectos en Turquía, inicialmente consensuados con Unicef o el Programa Mundial de Alimentos, aunque también se prevé coordinar estos gastos directamente con las autoridades turcas, agregó.

Merkel, Tusk, Timmermans y Davutoglu visitaron a media tarde un campamento de que alberga a unos 4.800 sirios en 938 casas prefabricadas en el municipio de Nizip, en la provincia de Gaziantep, provincia que acoge a 370.000 refugiados, entre ellos 107.000 niños, según recordó la canciller.

Horas más tarde inauguraron en la capital de provincia un centro para niños y familias sirias que cuenta con el respaldo de Unicef y la financiación de la Unión Europea.

Merkel alabó que gracias al apoyo financiero de la UE, pactado en marzo, Turquía "ha concedido el permiso de trabajo a los refugiados sirios", algo que calificó de "gigantesco paso adelante".

"No sólo queremos frenar la migración ilegal, impedir que las personas tomen caminos peligrosos, sino también darles más opciones de vivir cerca de su patria", agregó.

Davutoglu, en cambio, se pronunció a favor de "reemplazar la migración ilegal por una legal" para "acabar con el negocio de los traficantes" y recordó que en el marco de pacto con Bruselas ya se han enviado 105 refugiados sirios a los países europeos

El pacto prevé que la UE acepte a un refugiado sirio por cada emigrante o refugiado que deporte desde cinco islas griegas a Turquía, además de destinar 6.000 millones de euros a los refugiados en territorio turco y de acelerar la exención de visado para los ciudadanos turcos que quieran viajar a Europa.

Davutoglu se mostró rotundo a insistir que el visado deberá eliminarse a finales de junio y que Turquía no respetará el acuerdo si no se cumple esta parte, "inseparable del pacto", en sus palabras.

Merkel corroboró que se prevé eliminar los visados en este plazo, aunque quedan 72 detalles técnicos por cumplir y el 4 de mayo se reunirá una comisión para estudiar los avances.

En todo caso, recordó, la exención del visado para los turcos no es algo novedoso sino que lleva años en la agenda, inicialmente prevista para octubre próximo, por lo que sólo se ha adelantado.

Merkel añadió que otra prioridad es negociar la paz en Siria para que los refugiados puedan regresar, algo que muchos de ellos ansían, aseveró, pero matizó que el régimen sirio "ha roto el alto el fuego y ha vuelto a bombardear".

Con todo, una solución próxima sería el establecimiento de "zonas seguras" en Siria a lo largo de la frontera turca, que deberían ser fáciles de identificar y de proteger para acoger a los desplazados, un proyecto que ella siempre ha respaldado, afirmó.

La canciller no hizo referencia a las denuncias, recogidas por Amnistía Internacional, de que Turquía ha expulsado a cientos de sirios hacia su país de origen, una práctica ilegal bajo la ley internacional.

Davutoglu sí desmintió rotundamente esa acusación: "Amnistía Internacional ha hecho un trabajo que no está muy claro, pero yo lo digo muy claramente: Turquía no ha enviado a nadie contra su voluntad a Siria. No hacemos eso", sentenció el primer ministro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine