Alerta terrorista

Bruselas, paralizada mientras sigue la búsqueda de Salah Abdeslam

La ciudad vive su tercer día bajo fuertes medidas de seguridad - Colegios y universidades permanecen cerrados

23.11.2015 | 20:09
Soldados belgas ante la sede de la Comisión Europea.

El cierre de los centros para todos los ciclos de enseñanza, desde las guarderías hasta la universidad, y de todas las líneas de metro han marcado el inicio del lunes en Bruselas, primer día laborable bajo el nivel máximo de alerta (4) en la capital europea por el temor a una cadena de atentados similares a los del 13 de noviembre en París.

En varias entrevistas a los medios locales, el ministro de Interior belga, Jan Jambon, ha avisado de que el operativo policial continuará "durante las próximas horas y días", y que el nivel máximo de alerta terrorista se mantendrá en Bruselas "mientras sea necesario".

En la noche del domingo, las fuerzas de seguridad belgas llevaron a cabo una veintena de registros simultáneos en seis distritos bruselenses y en la localizad vecina de Charleroi, con el resultado de 16 detenidos.

Sin embargo, el operativo no logró su objetivo principal, la detención de Salah Abdeslam, el terrorista sobre el que pesa una orden de detención internacional por su participación en la matanza de París.

Aunque la Fiscalía ha eludido dar detalles de las pesquisas del domingo más allá del número de detenidos y de la confirmación de que no dieron con Abdeslam, ni hallaron armas ni explosivos en las redadas, varios medios han indicado que el terrorista a la fuga fue localizado en una carretera de Lieja, pero logró esquivar a la Policía.

"Tomamos las medidas necesarias para asegurar la protección de las personas", ha señalado Jambon en declaraciones a la cadena pública RTBF, para explicar las medidas de seguridad impuestas por la alerta terrorista.

El organismo que evalúa el riesgo (OCAM, por sus siglas en inglés) reevaluará la situación pasado el mediodía y el Consejo Nacional de Seguridad decidirá después si es necesario ajustar las medidas de seguridad.

El nivel 4 de riesgo se aplica únicamente a la región de Bruselas, mientras que se sitúa en nivel 3 en el resto del país, incluido para el aeropuerto internacional de Bruselas, por estar ubicado a las afueras de la capital, ya en la región de Flandes.

En cuanto al papel que debe jugar Bélgica en la ofensiva contra el Estado Islámico en Siria, el ministro del Interior no ha cerrado la puerta a una eventual participación militar belga, si bien ha subrayado que si se produjera sería en el marco de "una decisión internacional" y "con una coalición".

"El Consejo de Seguridad de la ONU tomó una decisión hace días, lo que quiere decir que una operación militar sería posible. Es algo que hay que ver en los próximos días", ha indicad en una entrevista concedida a RTL.

Cierre de colegios y transporte

El refuerzo de la seguridad en Bruselas ha obligado al cierre de guarderías, colegios, escuelas superiores y universidades, además de otros centros propicios a las aglomeraciones, como centros deportivos, bibliotecas y ejes comerciales.

Las principales cadenas de supermercados de la capital --Carrefour y Delhaize-- han informado de que sus tiendas abrirán este lunes, mientras que grandes centros como Decathlon o Ikea han optado por el cierre de sus establecimientos.

El sector público en general funciona con normalidad, según ha asegurado el ministro de Interior, si bien ha pedido a sus empleados que opten por el teletrabajo.

Las oficinas de correos (Bpost) han abierto también, mientras que el sector de la banca mantiene cerradas parte de sus sucursales y también ha solicitado a sus trabajadores que en la medida de lo posible trabajen desde casa.

Instituciones europeas y OTAN

La Comisión Europea, el Consejo y otras instituciones europeas con sede en Bruselas han reforzado sus medidas de seguridad, pero mantendrán su actividad, si bien se han cancelado reuniones ordinarias que no se consideran esenciales. Sí se celebran este lunes las reuniones de ministros de Educación de la UE y del Eurogrupo previstas en la agenda.

La OTAN, cuyo cuartel general se encuentra también en Bruselas, ha pedido a su personal que trabaje preferentemente desde casa y ha cancelado las visitas individuales o en grupo previstas para este lunes a su sede.

En lo que al transporte público se refiere, el Gobierno ordenó el cierre del transporte subterráneo, lo que afecta al servicio de metro y a las líneas de tranvía que circulan por el subsuelo.

Aunque no hay una directriz concreta para los centros hospitalarios y clínicas, algunos como el Hospital universitario de Saint-Luc han anulado muchas de sus consultas y limitado la atención a lo esencial.

La empresa de ferrocarriles SNCB mantiene su servicio, aunque los trenes no paran en la estación de Schuman (situada bajo las instituciones europeas), ni en otras tres paradas de la capital por no poder garantizar la seguridad en ellas.

La empresa de transporte público STIB había garantizado el servicio de las líneas de autobuses, pero un portavoz de la compañía ha indicado que varias de las líneas no prestarán servicio finalmente, por no encontrar conductores suficientes.

El miedo o las dificultades para encontrar quien cuide de sus hijos en un día en que las escuelas cierran ha sido una de las razones de los conductores para no acudir a su puesto este lunes, ha explicado.

Además, una huelga del servicio público en Valonia está afectando al transporte en ferrocarril y líneas de autobuses de esta región, en donde no se habían previsto medidas excepcionales de seguridad por estar en zona de nivel 3 de alerta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine