El comisionado de Derechos Humanos de la ONU exige una investigación

Al menos 19 muertos al bombardear EE UU el hospital de una ONG en el norte afgano

Médicos sin Fronteras, que dio a la OTAN las coordenadas de la clínica, denuncia que el ataque siguió pese a que alertó al mando aliado del error cuando cayó el primer misil

04.10.2015 | 02:27
Trabajadores del hospital de Médicos sin Fronteras tras el bombardeo. // Reuters

Un bombardeo aéreo estadounidense, lanzado en el marco de la operación para arrebatar la ciudad afgana de Kunduz (norte) a los talibanes, causó ayer la muerte de 19 personas en un hospital de la ONG Médicos sin Fronteras (MsF), el único que aún seguía en funcionamiento después de la toma de la ciudad por los extremistas islámicos el lunes.

La ONG elevó a 12 el número de trabajadores muertos y cifró en siete el de pacientes fallecidos. Además, 37 personas se encuentran heridas de gravedad. Diecinueve de los heridos son miembros de MsF y cinco están en estado crítico, mientras que 16 son pacientes que estaban siendo tratados en el hospital.

MsF consideró el bombardeo "una violación de las leyes humanitarias internacionales" y pidió que la coalición que lidera EE UU lo investigue con "total transparencia", a lo que el jefe del Pentágono, Ashton Carter, accedió, aunque sin revelar detalles de lo ocurrido. El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, denunció el carácter "posiblemente criminal" del bombardeo y demandó, asimismo, una investigación.

MsF asegura haber enviado hace días las coordenadas GPS del centro tanto a la OTAN como a las autoridades afganas. Además, MsF denunció que el bombardeo continuó "durante 30 minutos después de que se informara a responsables militares de Kabul y Washington" de la caída del primer misil.

El Gobierno afgano aseguró que el bombardeo fue obra de las fuerzas aéreas estadounidenses y que se lanzó después de que Kabul informara de que algunos talibanes se habían refugiado en el hospital. Según el director de Sanidad Pública de la provincia de Kunduz, Saad Mujtar, los talibán engañaron al Gobierno afgano al asegurarle que la clínica estaba tratando a milicianos heridos en los últimos combates.

El jefe de la misión de la OTAN en Afganistán, el general estadounidense John Campbell, trasladó sus condolencias al presidente del país, Ashraf Ghani.

Los talibán tomaron Kunduz el pasado lunes, en su victoria más importante desde la caída del régimen integrista en 2001.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine