El conflicto armado iraquí

Los yihadistas proclaman su califato en Irak mientras Bagdad recibe aviones rusos

La escisión más radicalizada de Al Qaeda crucifica por moderados a ocho rebeldes cerca de la ciudad siria de Alepo y que tardaron tres días en morir

30.06.2014 | 01:48
Un combatiente islamista porta una bandera en la ciudad de Raqqa.

El Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), que ha puesto en jaque a Bagdad al hacerse con extensas zonas del norte y el oeste del país, declaró ayer el "califato islámico" y a su líder, Abu Bakr al Bagdadi, como "califa de todos los musulmanes".

Esta proclamación coincidió con la llegada de una muy necesitada ayuda militar para las fuerzas gubernamentales, que recibió cinco cazabombarderos modelo "Sukhoi 25" de Rusia, para tratar de recuperar parte del terreno perdido con los yihadistas, después de que Estados Unidos rechazase enviar al Gobierno iraquí cazas similares que había pedido.

Se prevé que los cazas ofrezcan cobertura aérea a la campaña que las Fuerzas Armadas han lanzado por tierra para retomar algunas de las plazas clave que perdieron cuando una súbita desbandada militar permitió a los islamistas controlar Mosul, la segunda ciudad del país, y Tikrit.

Los insurgentes suníes, encabezados por el EIIL, controlan buena parte del norte y del oeste de Irak, que además han conseguido enlazar con el territorio que los yihadistas dominan en el este y el norte de Siria. En su instauración del califato, el EIIL, una escisión aun más radicalizada de Al Qaeda, ha cambiado su denominación al prescindir de "Irak y el Levante", por lo que pasa a llamarse "Estado Islámico".

La aspiración de este sistema político, extinguido desde comienzos del siglo XX con la desaparición del califato otomano en Turquía, es vertebrar a toda la comunidad de creyentes musulmanes bajo el gobierno de un único califa, máxima autoridad política y religiosa. El califato no reconoce las fronteras políticas que no sean las recogidas por la "sharía" (ley islámica), por lo que la declaración "anula la legalidad de todos los emiratos. El grupo proclama que la tierra bajo el control del califato se extiende en la actualidad desde Alepo (en el noroeste de Siria) a Diyala (en el este de Irak).

El Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) ha crucificado hasta la muerte a ocho rebeldes sirios por considerar que su comportamiento era demasiado moderado, según ha informado el grupo activista del observatorio sirio para los derechos humanos.

Los fallecidos fueron ejecutados en la plaza mayor de la ciudad de Deir Hafer, en la provincia de Alepo. Tardaron, según el observatorio, tres días en morir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine