La batalla por la presidencia de la Comisión Europea

Merkel se reúne con Cameron en Suecia para doblegar el veto británico a Juncker

La firmeza de la oposición de Londres al candidato luxemburgués, respaldada por holandeses y suecos, obliga a Alemania a organizar una minicumbre

10.06.2014 | 02:01
Reinfeld saluda a Merkel.

El veto del primer ministro británico, David Cameron, al candidato de Alemania y el PPE a presidir la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, tiene raíces muy firmes, a juzgar por los diferentes medios que está desplegando la canciller germana, Angela Merkel, para intentar superarlo.

Merkel se desplazó ayer a Suecia, donde se reunirá hasta hoy con Cameron y los primeros ministros sueco, Fredrik Reinfeldt, y holandés, Mark Ruttey, quienes apoyan al británico en su rechazo al exprimer ministro luxemburgués.

Aunque los cuatro líderes coincidieron en resaltar a su llegada a la residencia de verano del primer ministro sueco en Harpsund, al sur del país, que las conversaciones girarán en torno a las reformas que precisa la Unión Europea y a asuntos como el empleo y el crecimiento, antes que sobre el relevo del portugués José Manuel Durao Barroso, actual presidente de la Comisión, lo cierto es que Reino Unido, Suecia y Holanda forman, junto con Hungría, el frente del "no", dispuesto a echar por tierra los planes de Merkel de colocar a su candidato Juncker al frente del Ejecutivo comunitario.

De hecho, el escaso perfil reformista que a ojos de Cameron presenta Juncker ha sido en las dos últimas semanas el caballo de batalla del británico, quien, la pasada semana, llegó a amenazar con la salida de su país de la Unión si prospera la candidatura del luxemburgués.

"Frente del no"

El fondo de la cuestión está, sin embargo, en que "el frente del no" se niega a admitir la pretensión del Parlamento Europeo de imponer al Consejo Europeo un candidato a la presidencia de la Comisión.

Este año, por primera vez en la historia de la UE, las principales fuerzas políticas acudieron a las elecciones europeas tras haber elegido ya el nombre de la persona que presentarían como candidato a presidir la Comisión.

En el caso del PPE, la fuerza más votada el pasado 25 de mayo, aunque a años luz de la mayoría absoluta, su hombre es Juncker. Sin embargo, los jefes de Estado y Gobierno que forman el Consejo Europeo, que es a quienes corresponde proponer por mayoría cualificada un nombre a la Eurocámara, consideran que este procedimiento del Parlamento no es el adecuado y quieren reservarse la posibilidad de buscar por sí mismos un nombre.

El rechazo frontal de Cameron -que dice contar con el apoyo de todos los partidos británicos- a Juncker se ha convertido, pues, en el grado máximo de esta batalla de principios, que a Alemania le gustaría dejar resuelta antes de que el Consejo Europeo de los próximos días 26 y 27 proponga un nombre a la Eurocámara.

De hecho, Merkel, la única de los cuatro mandatarios reunidos desde ayer en Suecia que apoya a Juncker, se limitó a decir: "No es esperable que aquí vayamos a discutir sobre nombres".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine