Un soldado de EE UU mata a tres personas en una base militar y luego se suicida

Fort Hood, en el estado de Texas, ya fue escenario de una masacre en 2009 en la que hubo 13 muertos y una treintena de heridos

04.04.2014 | 01:30

Al menos cuatro personas murieron el miércoles (madrugada de ayer ya en España), entre ellas el presunto atacante, y otras 16 resultaron heridas de gravedad, en un tiroteo en la base militar de Fort Hood (Texas), una de las mayores de EE UU y que en 2009 ya vivió una masacre similar en la que murieron 13 personas y hubo una treintena de heridos.

El soldado Iván López, que estuvo destacado en Irak, fue identificado como el autor del tiroteo, tras el que se suicidó. El teniente general Mark Milley, el jefe de mayor rango de la base, dijo que López había sido evaluado por trastornos de estrés postraumático, pero que no se había confirmado el diagnóstico.

El secretario del Ejército, John McHugh, dijo que el soldado, de origen puertorriqueño, no tenía tendencias suicidas o violentas y estaba bajo control psiquiátrico. "Fue visto el mes pasado por un psiquiatra. Fue examinado a fondo y hasta el momento no tenemos indicios en el historial de las citas de que hubiese señales que indicaran violencia, tanto contra él como contra otros. El plan que se consideró apropiado era seguir vigilándole y tratándole", dijo McHugh.

El atacante sí sufría depresión, ansiedad y trastornos del sueño, y los médicos le recetaron Ambien, un sedante para combatir el insomnio, explicaron las autoridades.

López trabajaba -pero no vivía- en la base de Fort Hood, que había reforzado la seguridad desde la tragedia de 2009, algo que, según Odierno, evitó un desenlace peor.

López, de 34 años, pasó nueve años en la Guardia Nacional de Puerto Rico, trabajó como miembro de la fuerza de paz en el Sinaí y fue conductor de camiones en Irak durante cuatro meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine