El régimen de Al Asad lanza ataques con armas químicas en las cercanías de Damasco

La Unión Europea aplaza la decisión de enviar armamento letal a los rebeldes hasta después de la conferencia de Ginebra, que se estima que se celebre en junio

28.05.2013 | 08:08
Fuerzas gubernamentales sirias, ayer, cerca de Alepo. // Reuters
Fuerzas gubernamentales sirias, ayer, cerca de Alepo. // Reuters

El régimen sirio lanzó un ataque con armas químicas el pasado 13 de abril en las proximidades de Damasco, la capital del país, según informó en su edición de ayer el diario parisino "Le Monde". Un reportero y un fotógrafo del diario relatan en un amplio reportaje titulado "Guerra química en Siria" cómo fueron testigos y víctimas del ataque.

Según el fotógrafo, Laurent van der Stockt, tras el ataque varios rebeldes apostados entre las ruinas de una casa empezaron a toser, vomitar y dar señales de asfixia. El propio Van der Stock asegura que él sufrió los mismos síntomas y durante los siguientes cuatro días padeció problemas visuales y respiratorios. Testimonios de médicos locales recogidos apuntan a que se empleó probablemente gas sarín.

EE UU y Reino Unido anunciaron por primera vez el pasado 26 de abril estar en posesión de pruebas sobre el uso de armas químicas.

Sin embargo, el presidente de EE UU, Barack Obama, estimó necesaria una investigación más profunda antes de resolver que Siria ha sobrepasado "la línea roja" que, a ojos de Washington, justificaría una intervención occidental.

Desde entonces, tanto Washington como otras potencias han pedido a Damasco que permita la entrada de inspectores de Naciones Unidas. La respuesta del régimen fue acusar a los rebeldes de ser ellos quienes recurren al armamento prohibido. Rusia, por su parte, insistió ayer en que no hay pruebas de que las fuerzas gubernamentales recurran a armamento químico y resaltó que los rebeldes no han dado ninguna explicación convincente de que ellos no las utilicen.

El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, afirmó ayer que son "cada vez más fuertes" las sospechas "del uso localizado de armas químicas" en Siria. Fabius explicó que París trata de comprobar estas sospechas "de la forma más precisa". Sin embargo, el convencimiento enarbolado por Francia no es unánime en la UE, que tampoco ayer logró alcanzar en Bruselas un consenso sobre la necesidad de dotar de armamento letal a los rebeldes.

Mientras Reino Unido, Francia y otros países, entre ellos España, son partidarios de un levantamiento, al menos parcial, del embargo de armas que beneficie a la oposición, Alemania se muestra más reticente. Los ministros de Exteriores comunitarios decidieron ayer dejar abierta la cuestión hasta ver los resultados de la conferencia de paz de Ginebra, que se estima se celebrará en junio y a la que Damasco ha prometido asistir.

Noticias relacionadas

 
Enlaces recomendados: Premios Cine