Hollande, la debacle del ´presidente normal´

07.05.2013 | 07:34

El triunfo del socialista François Hollande en las elecciones presidenciales francesas de hace un año vino acompañado de una doble corriente de esperanza. En el interior del país, la de quienes, tras casi dos décadas de presidencias derechistas, confiaban en el cambio para salir de la crisis, moralizar una vida pública muy vapuleada por los modos chapuceros y autoritarios de Sarkozy, y reducir las desigualdades. En el exterior, la de quienes veían en Hollande y su propuesta de combinar la austeridad con un relanzamiento económico impulsado desde Bruselas la única posibilidad de frenar la recesión económica en la que la doctrina de austeridad de la canciller Merkel estaba sumiendo a la Unión Europea.

Un año después, Hollande, que arrancó su quinquenio con más de un 60% de apoyo popular en las encuestas, tiene el triste honor de haber descendido hasta un 25% de respaldo que lo convierte en el presidente de la V República francesa más denostado al cabo de sus doce primeros meses de mandato. En cuanto a la percepción que del líder socialista se tiene desde el exterior apenas se puede decir que mejore en algo la que atraviesa a sus propios compatriotas. En conjunto, pues, Hollande, que en lo personal es aún percibido como un tipo simpático y honrado por más de la mitad de sus conciudadanos, suspende con una nota baja sin duda más próxima del cero que del cinco.

La prensa francesa ha hecho estos días exhaustivos balances del grado de cumplimiento de las 60 propuestas en torno a las que Hollande articuló su programa. El veredicto no es tanto de incumplimientos, sobre todo teniendo en cuenta que a su presidencia le quedan aún cuatro años por delante, como de ineficacia. Francia está sumida en un serio abatimiento económico, con cifras récord de paro, una previsión de caída del PIB del --0,1% para finales de año y una incapacidad para reducir su déficit público en los términos previstos (3% a finales de 2013).

Por otra parte, y pese a que Hollande, que llegó al Elíseo alardeando de ser un "hombre normal" ha roto con el estilo de hiperactividad autoritaria del que hizo gala Sarkozy durante sus cinco años de mandato, Francia es hoy un país más dividido que nunca. Los duros enfrentamientos callejeros con motivo de la aprobación del matrimonio homosexual lo han puesto en evidencia y están siendo percibidos como el caldo de cultivo en el que en los próximos meses crecerán las aguas de una nueva "derecha dura" que tanto el ala más conservadora del partido de Sarkozy como la ultraderecha de Le Pen intentarán llevar a sus respectivos molinos.

En el exterior, la llegada de Hollande a la presidencia de Francia fue vista por amplios sectores como la oportunidad de echar un freno a la política de férrea austeridad impuesta desde Alemania. Tras la época "Merkozy", caracterizada por el seguidismo de París a las políticas ultrarrestrictivas de Berlín, el triunfo del hombre que prometió renegociar el pacto europeo sobre disciplina fiscal para que incorporase importantes estímulos al crecimiento apareció como un claro soleado en mitad de la tormenta.

Sin embargo, al cabo de un año la impresión general es que Hollande ha fracasado en su pulso con Merkel. El nuevo presidente no tardó en refrendar el tan denostado pacto a cambio de añadirle unos anexos sobre crecimiento que, por el momento, se han quedado sobre el papel. Y, lo que es peor, la incapacidad para hacer que Alemania dé su brazo a torcer ha extendido la idea de que el tradicional eje francoalemán, que se suponía motor de la UE, ha quedado reducido a la locomotora germana. Francia, enferma desde hace décadas, habría sido reducida al papel de comparsa a la vez que por toda Europa se extiende el temor a la bota de un IV Reich económico. La reciente revuelta de parte del PS galo, que atribuye los males continentales al "egoísmo" de Merkel, es el mejor testimonio de esa zozobra.

Bien es verdad que, en los compases más recientes, y una vez que las presiones sobre las deudas soberanas parecen estar remitiendo, Alemania ha empezado a dar algunas señales de relajamiento. La más reciente, ampliar en dos años los plazos para que España y Francia rebajen su déficit público al 3%. La interpretación más extendida es que Berlín, con un crecimiento previsto para este año del 0,4%, ha acabado por entender los límites de su dogma de austeridad. Aunque no faltan voces, la mayoría provenientes del entorno de Hollande, que explican este amago de flexibilidad teutona como el resultado de una larga y sostenida labor de zapa francesa.

Hollande acaba, pues, su primer año rodeado de una aureola de fracaso en nada mitigada por su aventura militar en Malí. Sería precipitado, sin embargo, concluir que ese tenga que ser el destino de su presidencia. En política, como en deporte, los partidos no están sentenciados hasta que se agota el último minuto. Y del que está disputando Hollande todavía quedan por jugar cuatro de sus cinco tiempos.

Mundo


Detenido en Rotterdam un español con bombonas de gas junto a un auditorio

Detenido en Rotterdam un español con bombonas de gas junto a un auditorio

Una advertencia de España disparó la alerta, que llevó a suspender un concierto

Arabia Saudí detiene a un adolescente por bailar la Macarena en la calle

Arabia Saudí detiene a un adolescente por bailar la Macarena en la calle

El joven, que apareció bailando en un paso de peatones en un vídeo viral, ya ha sido liberado

Trump vaticina el fin del tratado de comercio con México y Cánada

Trump vaticina el fin del tratado de comercio con México y Cánada

Durante un mitin en Arizona, el presidente, a la defensiva, a vuelto a culpar a los medios de la...


Asesinan en México a un periodista bajo protección del Gobierno

Asesinan en México a un periodista bajo protección del Gobierno

Con la muerte de Cándido Ríos ya son diez los comunicadores asesinados en el país este 2017

EE UU despliega más tropas en Afganistán pero se abre al diálogo con los talibanes

EE UU despliega más tropas en Afganistán pero se abre al diálogo con los talibanes

El presidente estadounidense advierte a su homólogo afgano de que esta decisión no es "un cheque...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine