Roma

El Papa pide ´dialogar´ con los no creyentes

Francisco denuncia la "dictadura del relativismo" y Garzón cree que el Vaticano debería abrir sus archivos

22.03.2013 | 14:35
El Papa Francisco, con un religioso ortodoxo.
El Papa Francisco, con un religioso ortodoxo.

Francisco denunció hoy que, además de la pobreza material, en el mundo hay una pobreza espiritual que es la dictadura del relativismo, y exhortó a intensificar el diálogo entre las distintas religiones, especialmente con el Islam, y con los no creyentes.

El papa recibió hoy en audiencia en la monumental sala Regia del Vaticano a los embajadores de los 180 Estados con los que la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas, ante los que resaltó que a la Iglesia le preocupa la paz y el bienestar de todos los hombres de la Tierra.

Contó que eligió el nombre de Francisco pensando en el santo de Asís, apreciado por creyentes y no creyentes, y por el amor que tenía a los pobres y la defensa de la creación.

"¡Cuántos pobres hay todavía en el mundo! Y ¡cuánto sufrimiento afrontan estas personas! La Iglesia siempre ha tratado de proteger en todos los rincones de la Tierra a los que sufren por la indigencia, y en muchos de vuestros países podéis constatar la generosa obra de esos cristianos que se esfuerzan por ayudar a los enfermos, a los huérfanos, a quienes no tienen hogar y a todos los marginados, construyendo una sociedad más humana y más justa", dijo.

Pero hay otra pobreza, subrayó el papa, que es la pobreza espiritual de nuestros días, que afecta "gravemente" a los países considerados más ricos.

"Es lo que mi predecesor, Benedicto XVI, llama la dictadura del relativismo, que deja a cada uno como medida de sí mismo y pone en peligro la convivencia entre los hombres", denunció.

El papa abogó ante los diplomáticos por construir la paz, pero advirtió que no puede haber verdadera paz "si cada uno reclama siempre y sólo su propio derecho, sin preocuparse al mismo tiempo del bien de los demás, de todos, a partir ya de la naturaleza, que acomuna a todo ser humano en esta tierra".

Francisco invitó al diálogo entre los pueblos y, tras recordar que uno de los títulos del Obispo de Roma es pontífice, "es decir, el que construye puentes, con Dios y entre los hombres", exhortó a construir puentes entre todos los hombres, "de modo que cada uno pueda encontrar en el otro no un enemigo, no un contendiente, sino un hermano para acogerlo y abrazarlo". En esa tarea de diálogo entre culturas es fundamental -dijo- el papel de la religión.

También abogó por intensificar la relación con los no creyentes, "para que nunca prevalezcan las diferencias que separan y laceran, sino que, no obstante la diversidad, predomine el deseo de construir lazos verdaderos de amistad entre todos los pueblos".

Francisco invitó a todos los países a luchar contra la pobreza, tanto material como espiritual, a edificar la paz y a construir puentes, pero subrayó que si los hombres no aprenden "a amar más" nuestra tierra, "es un camino difícil".

Por otra parte, el exjuez español Baltasar Garzón consideró hoy que sería "muy positivo" que el Vaticano abra sus archivos para conocer información sobre la última dictadura argentina (1976-1983).En declaraciones difundidas por la agencia oficial Télam, el jurisconsulto español dijo que el papa Francisco "podría perfectamente abrir los archivos del Vaticano para conocer las comunicaciones y todas las informaciones que en la época de la última dictadura militar se enviaron desde Argentina".

 
Enlaces recomendados: Premios Cine