Obama asume ante Abás la exigencia de Israel de negociar sin condiciones previas

El presidente de EE UU declina pedir a su aliado que frene la expansión de las colonias

22.03.2013 | 09:39
Obama y Abás, ayer en Ramala, antes de la rueda de prensa. // Efe
Obama y Abás, ayer en Ramala, antes de la rueda de prensa. // Efe

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, asumió ayer ante su homólogo palestino, Mahmud Abás, la exigencia israelí de no poner condiciones previas para sentarse a negociar la paz. Lo que significa que Obama no reclamará a su aliado hebreo que detenga la expansión de las colonias judías en los territorios ocupados, justo lo que exigen los palestinos para empezar a hablar, y lo que el propio Obama pedía en su primer mandato.

Con su cambio de postura, Obama confirma que está decidido a poner fin en su segundo mandato a las tensiones que, durante el primero, afloraron entre él y el jefe del Ejecutivo israelí, Benjamin Netanyahu, y que empezaron, precisamente, por la negativa del Gobierno de Tel Aviv a paralizar la ampliación de los asentamientos.

En la segunda jornada de su primera visita a Israel y los territorios palestinos, Obama concedió a Abás que la expansión de las colonias judías no es "constructiva", pero también le dijo que no puede esperar a "tenerlo todo establecido de antemano" para ponerse a negociar un acuerdo de paz con Netanyahu. Según el presidente de EE UU, si Abás sigue valiéndose de esa estrategia, "nunca vamos a llegar a la cuestión más importante: cómo se estructura un Estado palestino que sea soberano y que dé dignidad a los palestinos, y cómo se da a Israel garantías sobre su seguridad".

El líder palestino guardó las formas, pero sus declaraciones dejaron traslucir su decepción con Obama. Para empezar, dijo que "el deber" del Gobierno israelí -si es que está intentando "buscar una vía de diálogo"- es detener la ampliación de las colonias, que consideró la principal amenaza a la solución de los dos estados.

Además, añadió que su pueblo no está exigiendo "nada que esté fuera de la legitimidad internacional", porque "los asentamientos son ilegales". "No es solo nuestra percepción, es una perspectiva global, todos lo creen", recordó.

Obama llegó ayer en helicóptero a Ramala, en una de cuyas plazas se habían concentrado cientos de palestinos para expresar, zapato en mano, su rechazo al mandatario norteamericano. Horas antes, unos milicianos habían lanzado al menos dos cohetes contra Israel desde la Franja de Gaza. Un ataque que a media tarde fue reivindicado en una nota por el grupo salafista Consejo Shura de al-Muyahidin en Jerusalén, al que Israel vincula con la Yihad global.

Protesta en Ramala

"Te decimos (Obama) que nunca disfrutarás de seguridad hasta que nosotros la tengamos como una realidad en todos los países musulmanes", advierte el grupo.

Por la tarde, el presidente de EE UU regresó a Jerusalén y, delante de medio millar de universitarios, quiso compensar sus declaraciones ante Abás animando a Netanyahu a asumir riesgos para alcanzar la paz.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine