Jerusalén Este

Matan a un palestino tras intentar atropellar a varios agentes

07.04.2009 | 17:54

Un palestino murió tiroteado hoy por agentes de la Policía de Fronteras israelí cuando trataba de atropellar a varios oficiales de este cuerpo en la aldea de Tzur Baher, en Jerusalén Este, dijeron fuentes policiales israelíes.

El suceso se produjo cuando los agentes acordonaban la vivienda de otro palestino, que mató a tres israelíes en un ataque perpetrado con una excavadora en julio pasado y que iba a ser derruida como medida de represalia.

"El personal de la Policía se encontraba en Tzur Baher para evitar altercados por la destrucción de la casa de un terrorista que llevó a cabo un ataque en Jerusalén meses atrás. Entonces un vehículo sospechoso se acercó a toda velocidad y tres agentes resultaron heridos en el atropello", explicó a Efe el portavoz de la Policía israelí, Miki Rosenfeld.

El portavoz agregó que el palestino conductor del vehículo fue abatido por un agente que se percató de la situación y murió poco después a causa de sus heridas, mientras los vecinos de la aldea sostienen que se trató de un accidente y que no fue un acto intencional.

El cuerpo sin vida del palestino, identificado como Yyad Azmi Awisat, de 20 años y de la vecina aldea de Yabel Mukaber, fue posteriormente retirado del lugar del suceso.

En el coche que conducía, un Seat Ibiza de color blanco, se contaron al menos 20 impactos de bala, informa la prensa local.

Tras la retirada del cadáver se produjeron altercados violentos en la aldea palestina y decenas de vecinos comenzaron a tirar piedras contra las fuerzas de seguridad israelíes, que respondieron con granadas de estruendo y gases lacrimógenos, precisó Rosenfeld.

Después de conseguir aplacar los disturbios y bajo estrictas medidas de seguridad, efectivos israelíes procedieron al derribo de la vivienda de la familia de Hussam Dwayat, de 30 años, el palestino que causó la muerte a tres israelíes el año pasado y fue abatido a tiros en el ataque.

"Nunca he visto en el pasado que hayan demolido la casa de ningún israelí que haya matado a un palestino", se lamentó Tayssir Dwayat, padre del atacante.

Otro familiar afirmó que "se trata de un castigo a cualquiera que diga que es un árabe y vive en Jerusalén", centro del conflicto palestino-israelí.

El mujtar (notable de la aldea árabe) de Tzur Baher, Zuhir Hamdan, dijo que el suceso de hoy era un "asesinato a sangre fría" y agregó: "Nos tratan como perros. Hasta hoy he tratado de controlar los ánimos de la aldea, pero no voy a seguir así y la respuesta vendrá en forma de disturbios".

 
Enlaces recomendados: Premios Cine