camboya

La defensa pide la excarcelación del jefe torturador del Jemer Rojo

01.04.2009 | 18:24

El equipo de abogados que defiende al antiguo jefe torturador del Jemer Rojo y asesino confeso, Kaing Guev Eav, conocido por Duch, solicitó hoy la libertad vigilada para su cliente al tribunal internacional de Camboya que le juzga por genocidio.

La defensa hizo esta petición a los jueces, un día después de que Duch pidiera de nuevo perdón y aceptara su responsabilidad por los crímenes cometidos por el Jemer Rojo antes y después de que en abril de 1975 entrara victorioso en Phnom Penh, la capital donde organizó el centro de torturas de Tuol Sleng.

El jefe del equipo de abogados que defiende a Duch, director del centro de torturas de Tuol Sleng o S-21 y de otras dos prisiones creadas por la guerrilla del Jemer Rojo durante la contienda, señaló durante la vista, que el acusado debía ser puesto en libertad de inmediato al haber sido violados sus derechos.

"Ante ustedes pedimos que pongan fin a la detención de Duch pues el tiempo límite va más allá de lo aceptable por la legislación camboyana y también por los instrumentos jurídicos internacionales", dijo el letrado francés, Francois Roux.

El abogado argumentó que aunque el juicio a Duch debe continuar, el acusado tiene que ser trasladado desde la prisión a una "vivienda segura", puesto que la ley de Camboya únicamente permite un periodo de detención preventiva de un máximo de tres años.

Duch fue detenido y encarcelado en mayo de 1999, casi un año después de la muerte del máximo líder del Jemer Rojo, Pol Pot, de quien partió la orden de purgar las filas de la organización.

También el letrado mantuvo durante su exposición, que su cliente está encarcelado en la mismas instalaciones que los otros cuatro destacados miembros del Jemer Rojo, entre ellos el "numero dos" de la organización, Nuon Chea, de quien Duch recibía ordenes directas cuando dirigía el centro de interrogatorios de Tuol Sleng.

En declaraciones hechas antes del juicio, Duch identificó a Nuon Chea como el arquitecto de la política de exterminio y a quien tenía la orden de entregar en su oficina "las fotografías de los cadáveres para probar que estaban muertos".

La fiscal camboyana, Chea Leang se opuso a la petición de puesta en libertad hecha por la defensa, recordando que ya había sido desestimada durante la fase de instrucción y que los argumentos utilizados entonces todavía seguían siendo válidos
Duch fue detenido y encarcelado por las autoridades camboyana en mayo de 1999, casi un año después de la muerte del máximo líder del Jemer Rojo, Pol Pot, pero Chea recordó que el tribunal tiene al acusado en custodia, únicamente desde 2007.

La detención de Duch tuvo lugar poco después que fuera localizado en una tranquila aldea de la provincia de Battambang por el fotógrafo y periodista irlandés, Nick Dunlop, uno de los testigos que la fiscalía llamará al estrado en los próximos días.

"Lo he visto igual que hace diez años. Entonces también me reconoció su responsabilidad", dijo Dunlop.

Tras el acto de contrición pronunciado el día anterior por Duch la duda entre observadores y analistas era hasta que punto sus palabras fueron sinceras o si se trató de una estrategia de la defensa.

"Tengo sensaciones ambivalentes. Cuando le vi de pie pidiendo perdón sentí rabia pero luego, al verlo sentado en medio de todo el aparato del tribunal me dio cierta lástima", apuntó el periodista que admite sentirse incómodo con su papel.

"En el periodismo hay ese punto de traición. Hubiera preferido no verme metido en todo esto. No he vuelto a hablar con él pero sé que está molesto conmigo y me imagino porqué", agregó.

De 14.000 a 16.000 personas, entre ellas ministros del régimen, diplomáticos, extranjeros, y hasta 2.000 niños, pasaron por Tuol Sleng, prisión provista de alambradas electrificadas, para ser torturadas y asesinadas después en el campo de exterminio de Choeung Ek, situado a unos 15 kilómetros de la ciudad.

Otras 20.000 personas, según las investigaciones realizadas por el Centro de Documentación del Genocidio de Camboya, pasaron por las dos primeras prisiones que Duch montó durante la guerra, la denominada M-13 y M-99, situadas en Kompomg Speu, a 100 kilómetros al oeste de Phnom Penh.

Tras la vista de hoy, monopolizada por el debate entre fiscalía y defensa en cuestiones de procedimiento, el juicio se reanudará el lunes 6 de abril con Duch para responder a las preguntas sobre su rol al frente del presidio M-13.

Mundo


Kenia, el país de las dos familias

Kenia, el país de las dos familias

El recurso de la oposición a la justicia para resolver su denuncia de fraude por las elecciones...

En libertad Dogan Akhanli, reclamado por Turquía

En libertad Dogan Akhanli, reclamado por Turquía

El ciudadano alemán de origen turco defiende recuperar la memoria de los armenios masacrados

El autor del ataque en Finlandia es un marroquí solicitante de asilo de 18 años

El autor del ataque en Finlandia es un marroquí solicitante de asilo de 18 años

Otro apuñalamiento masivo, reivindicado por el Estado Islámico aunque sin confirmar por las...


La exfiscal general de Venezuela huye a Colombia con su marido tras su destitución

La exfiscal general de Venezuela huye a Colombia con su marido tras su destitución

La exfiscal general venezolana Luisa Ortega, destituida por la Asamblea Nacional Constituyente de...

Una falsa alarma de tiroteo obliga a evacuar la estación de trenes de Nimes

Una falsa alarma de tiroteo obliga a evacuar la estación de trenes de Nimes

La Policía desalojó el lugar después de que alguien advirtiera de la falsa presencia de hombres...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine