ORIENTE MEDIO

Tercer día de ofensiva israelí en Gaza

29.12.2008 | 19:52
Imagen cedida por el Ejército israelí que muestra al personal de los servicios de Emergencia transladando a un herido por un cohete lanzado por milicianos palesinos en la localidad de Ashkelon, Israel el 29 de diciembre de 2008. Israel prosiguió hoy por tercer día consecutivo los bombardeos sobre Gaza, que han provocado más de 320 muertos y más de 1.400 heridos y aprobó una movilización de tropas que podría ser el preludio de una operación terrestre en la franja palestina. El gobierno israelí ha denominado a esta operación como "Plomo Fundido".
Imagen cedida por el Ejército israelí que muestra al personal de los servicios de Emergencia transladando a un herido por un cohete lanzado por milicianos palesinos en la localidad de Ashkelon, Israel el 29 de diciembre de 2008. Israel prosiguió hoy por tercer día consecutivo los bombardeos sobre Gaza, que han provocado más de 320 muertos y más de 1.400 heridos y aprobó una movilización de tropas que podría ser el preludio de una operación terrestre en la franja palestina. El gobierno israelí ha denominado a esta operación como "Plomo Fundido".

La cifra de muertos se eleva hasta las 345 personas, mientras Israel prepara una invasión terrestre y Hezbolá se une a la Intifada.

El secretario general del movimiento chií libanés Hezbolá, Hasán Nasralá, se adhirió hoy en un acto masivo celebrado en Beirut a la convocatoria de una Tercera Intifada realizada el sábado por el líder del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), Jaled Meshaal, en respuesta al bombardeo de la Franja de Gaza.

"En Gaza vivimos, como nación, una batalla por el destino de Palestina y no por el destino del gobierno de Hamás", afirmó Nasralá, ante decenas de miles de libaneses que se concentraron en el sur de Beirut, unas manifestaciones que se repitieron en Amán o El Cairo.

"Uno mi voz a las voces de otros líderes palestinos que han hecho un llamamiento a una Tercera Intifada en Palestina y otras intifadas (levantamientos) en el y mundo árabe e islámico", agregó. "Pienso que la defensa de Gaza y su pueblo significa que la nación debe ofrecer la sangre de los mártires", dijo.

La incursión israelí en Gaza tendrá que "enfrentarse a los combatientes de la resistencia y los israelíes empezarán a sufrir bajas", auguró. Además, insistió en su llamamiento a los milicianos de Hezbolá a permanecer alerta ante un posible ataque israelí en territorio libanés.

Mientras, en Amán, unos 20.000 manifestantes se concentraron convocados por los Hermanos Musulmanes, una cifra mucho mayor que la de Egipto, donde unas mil personas salieron a la calle para manifestar su solidaridad con los gazacíes.

Entre los manifestantes hubo quien animó a Hamás a reanudar los atentados suicidas y a intensificar el lanzamiento de cohetes. "Oh, Hamás sois nuestros soldados (...). Golpeadles con cohetes 'Qassam' (...) que los suicidas lleguen a Tel Aviv", corearon entre banderas de Hamás y de la oposición jordana de izquierda.

También arremetieron contra el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y emplazaron a El Cairo a abrir el paso de Rafá para permitir la entrada y salida de suministros y personas de la Franja de Gaza.

Por otra parte, en la capital egipcia unas mil personas se concentraron convocados por islamistas, organizaciones de izquierda y nacionalistas árabes ante la sede del Sindicato de Periodistas para corear consignas a favor de los gazacíes y para condenar la actuación de los gobiernos árabes, incluido el egipcio.

Y en Arabia Saudí la policía antidisturbios utilizó pelotas de goma para dispersar a los manifestantes propalestinos. Ocho personas resultaron heridas, circunstancia que niegan las autoridades.

Entre 200 y 300 personas, según los vecinos, participaron en la manifestación celebrada en Al Qatif, en la Provincia Oriental del país. Los manifestantes portaban fotografías de palestinos heridos en los bombardeos.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine