Desarticulado un grupo de Al Qaeda que preparaba un atentado inminente en Bélgica

Cuatro de los 14 arrestados estuvieron instruyéndose en Pakistán y Afganistán, y uno de ellos había grabado ya el vídeo de despedida

12.12.2008 | 01:00

La Policía belga detuvo ayer a 14 presuntos miembros de la organización terrorista Al Qaeda, uno de los cuales ya estaba aparentemente listo para cometer un atentado. Cuatro de ellos, de nacionalidad belga, habrían mantenido contactos con un supuesto agente de enlace con la red terrorista en la región de Afganistán y Pakistán desde finales de 2007.
Uno de estos implicados estaría cerca de cometer un atentado, pues ya había grabado un vídeo de despedida, aunque la policía no tiene claro el objetivo que podrían tener.
Catorce personas fueron detenidas ayer en Bélgica como presuntos miembros de la organización terrorista Al Qaeda, según fuentes de la Policía judicial belga, citadas por la cadena de televisión RTBF.
En el curso de la operación, otras 11 personas fueron detenidas para ser interrogadas, además de incautarse numerosos ordenadores y documentos para profundizar la investigación, aunque no han encontrado ni armas ni explosivos en ninguno de los 16 puntos registrados.
El semanario belga "Vif L´Express" asegura que la investigación, en la que trabajan 83 personas de forma permanente, guarda relación con la operación impulsada por la policía el 21 de diciembre del pasado año, para frustrar un intento de liberación del terrorista tunecino Nizar Trabelsi, preparado por un grupo de secuaces suyo.
Esta operación permitió a las autoridades belgas seguir la pista del grupo desmantelado el jueves, además de impedir un atentado en Bruselas, previsto para finales de 2007.
Por su parte, el fiscal federal belga, Johan Delmulle, aseguró en declaraciones a los medios que la operación "guarda relación con la Cumbre Europea que se celebra en Bruselas", y que "no había otra alternativa que intervenir".
Además, precisó que no sabían "donde estaba previsto cometer el atentado", pues podría ser parte de "una operación en Pakistán o Afganistán", aunque no puede descartarse que "no se puede excluir totalmente que Bélgica o Europa pudieran haber sido el objetivo".
Por otro lado, cuatro de los 14 detenidos, de nacionalidad belga, habrían mantenido contactos con un supuesto agente de enlace con la red de Al Qaeda, conocido por las iniciales de M.G., en las regiones de Afganistán y Pakistán, según informaron varios medios locales.
De acuerdo con la investigación, estos cuatro ciudadanos belgas habrían viajado a la zona a finales de 2007, en colaboración con "personas importantes" de Al Qaeda, para recibir entrenamiento, o para participar en combates en la región.
Uno de estos cuatro regresó a Bélgica el pasado 4 de diciembre, desempeñando el papel más importante dentro de la organización, mientras que el resto de los detenidos son sospechosos de haber dado un apoyo logístico y material.
Fuentes próximas a la investigación sostienen que este sospechoso tenía previsto cometer un atentado suicida, y que es posible que ya hubiera recibido luz verde para perpetrarlo, pues ya había grabado un vídeo de despedida en el que aseguraba que creía que no regresaría.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine