Asamblea Parlamentaria de la OTAN

Georgia tiende la mano a Rusia aunque teme otra agresión militar

18.11.2008 | 12:08

El Gobierno de Georgia ha hecho hoy un llamamiento a la comunidad internacional para que intensifique su vigilancia en el país ante el temor de una nueva intervención militar de Rusia, a quien tiende la mano para normalizar las relaciones y restablecer la paz.

Así lo ha manifestado, en una entrevista con EFE, el viceprimer ministro de Georgia y ministro para la integración del país en las estructuras europeas y euro-atlánticas, Giorgi Baramidze, con motivo de su asistencia en Valencia a la 54 Asamblea Parlamentaria de la OTAN, donde precisamente hoy interviene el presidente georgiano, Mikheil Saakashvili.

Baramidze se muestra optimista ante la resolución final del conflicto que este verano provocó una guerra con Rusia por las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia, a la que puso fin una resolución de paz de la Unión Europea a instancias del presidente francés, Nicolás Sarkozy.

No obstante, el político georgiano reconoce las "múltiples complicaciones" a las que va a tener que enfrentarse su país, ya que considera que no será fácil "obligar" a Rusia a que retire sus tropas de Georgia.

"Va a hacer falta un trabajo intenso y común con Europa para solucionar el conflicto. Somos realistas y sabemos el potencial con el que cuenta Rusia", asegura Baramidze para expresar a renglón seguido su confianza en que la Unión Europea y Estados Unidos sepan defender los principios "sobre los que se asienta el mundo civilizado".

Principios de estabilidad y democracia sobre los que deben basarse, a su juicio, las relaciones entre Georgia y Rusia, país al que su Gobierno ha tendido la mano aun a sabiendas de que "no resultará fácil" alcanzar un acuerdo definitivo con el que se ponga fin al conflicto.

Una nueva guerra entre ambos territorios es posible, dice Baramidze, quien advierte a la comunidad internacional de que si no está atenta, es "muy probable" que se produzca otra intervención militar de Rusia.

Y es que el mandatario georgiano cree que Rusia puede continuar su "agresión" porque no ha alcanzado la meta que se propuso, que es, en su opinión, el cambio del Gobierno de Georgia en su conjunto.

Los responsables de la Federación Rusa, agrega Baramidze, no han ocultado esta intención, que, incluso, expresaron en su día a la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice.

Su objetivo, por tanto, es lograr "el derrumbamiento" del actual Gobierno de Georgia para establecer un pleno control ruso de la región.

Cree Baradmize que un gobierno soberano en Georgia, elegido por el pueblo, "molesta" a Rusia, por lo que el riesgo de un nuevo conflicto bélico permanece.

El viceprimer ministro afirma que la presencia de observadores europeos en la región "reduce la posibilidad de una continuidad de una agresión militar" y, por ello, hace un llamamiento a la comunidad internacional para que esa misión civil sea "más amplia", pueda tomar decisiones en casos concretos y no tenga un papel de mero observador.

Desea el Gobierno georgiano establecer buenas relaciones con Rusia, pero Baradmize deja claro que para ello el país vecino deberá "respetar la soberanía y la integridad territorial" de Georgia, así como los acuerdos de paz que la propia Federación rusa suscribió.

"Tiene que respetar Rusia a lo que les llama toda la comunidad internacional", precisa Baradmize antes de aseverar que su Gobierno está preparado para un diálogo constructivo con su vecinos y mostrarse optimista sobre un final de paz.

Su Gobierno también está realizando un esfuerzo para conseguirlo y estudia los mecanismos que podrían contribuir a solucionar el problema de la regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia.

Quiere así ofrecer una mayor autonomía a esas regiones, cuya independencia sólo reconocen Rusia y Nicaragua, y, para ello, está tomando en cuenta los modelos territoriales de países como España e Italia.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine